Nerf a Rexxar

Veda de caza: Rexxar y el post-nerf al Águila Ratonera Famélica

Si algo no se puede decir de Rexxar en Hearthstone es que no ha sabido aprovechar las oportunidades que tuvo. A la más mínima veta de posibilidades, lo ha dado todo. Fue antes de este nuevo frenesí que ha disfrutado con Tejerred y lo será luego. Es la clase que más ha sido nerfeada, incluso más que mi vilipendiada Jaina, pero aún así siempre está en la brecha. A veces se deja de jugar, pero una constante es que siempre vuelve. ¿Por qué? ¿De dónde saca la clase Cazador tanta resiliencia?

Empezó con un nerf inocente al Águila Ratonera Famélica, cuando se le bajaron las estadísticas de un 2/2 a un 2/1. En esa época, más que un nerf descarado, fue un buff velado a clases como Druida, Mago o Pícaro, que con su poder de clase podían deshacerse rápidamente del esbirro. Luego el cambio fue a Soltar a los Perros, que pasó gran parte de su vida en una constante montaña rusa: antes era un hechizo de 1 maná que le daba +1 de Ataque y Carga a las bestias que generaba una condición de victoria OTK. Luego pasó a valer 4 haciendo lo mismo que hace ahora. Luego pasó a costar 2 manás para entonces acabar como está ahora. No nos olvidemos del Arco de cuerno de águila, que también fue retocado aunque sea mínimamente. En fin, que Rexxar fue vapuleado reiteradas veces. No obstante, como ya dijimos, sigue ahí, inamovible, imperturbable. ¿Quizás este nerf es la estocada mortal para un toro que se resistía a ser toreado?

¿A la enésima va la vencida?

El cambio que está por caerle al Águila Ratonera Famélica es severo, de eso no hay duda. Son modificaciones que pueden convertir una carta en injugable, sobre todo cuando hablamos de esbirros que necesitan mucho maná para funcionar. Al costar 5 y no depender de sí mismo, como por ejemplo Loatheb o Draco azur, el Águila sufre un duro varapalo. La combinación con Soltad a los perros pasa a costar 8 manás en lugar de 5. A su vez, no permite encadenar una serie de bestias de bajo costee en turnos bajos para generar así ventaja de carta real. Por tanto, creo que podemos asumir cómodamente que Rexxar tendrá que buscar otras alternativas para generar ventaja de cartas, quizás no real robándolas de su baraja, sino virtual, por medio de las triquiñuelas tan famosas de la clase.
A pesar de los nerfs, la versatilidad de Rexxar siempre encontró una solución para subsistir al medio
Un combo en el que había estado trabajando que puede ser un OTK es la seguidilla de Soltad a los Perros, Hiena carroñera y Rinoceronte de la tundra. Al estampar todos los perros en los esbirros del rival, la Hiena se vuelve enorme y es una gran fuente de daños. El rinoceronte no sólo se limita a esto, ya que le da Carga a todas las bestias. Sin embargo, adolece de lo mismo que el Águila Ratonera Famélica post-nerf: requiere de jugadas de continuación para ser efectiva, porque sino será un mero 2/5 Carga por 5 cristales. Si bien significa una amenaza que exige ser resuelta, mucho más que el Águila cuando cueste 5, tendremos que ver si vale la pena el slot en nuestra baraja y gastar el turno 5 en esta jugada.

A lo que quiero llegar con esta exposición es que, una vez el Águila Ratonera Famélica esté fuera de la mesa de debate debido al rotundo nerf, creo que el encauce de las barajas de Cazador ha de cambiar. Ya no vale la pena montar algo enfocado totalmente a la sinergia de las bestias y debemos optar por otras alternativas.

Águila Ratonera Famélica

El secreto de la victoria

No es una locura pensar que el Científico loco puede estar detrás del mejor plan post-nerf para Rexxar. Este esbirro de Naxxramas ha potenciado a Mago más que nadie, pero sin duda es un baluarte para Cazador también. Si bien no genera tempo (los secretos de cazador cuestan todos dos mientras los de mago, tres), la ventaja de cartas virtual que genera no es deleznable ahora que el Águila se fue. Por tanto, las listas basadas en secretos y el Arco de cuerno de águila pueden venir para reemplazar las de bestias.

También existen otros combos de cartas que funcionan muy bien con cazador. Un claro ejemplo es Piromántico salvaje y Marca del cazador, matando cualquier esbirro por solamente dos manás. La clase tiene muchos hechizos efectivos de bajo coste, haciendo a este peculiar esbirro una gran herramienta de control de mesa para Rexxar.

¡Yo te daré caza!

Por último, tenemos el arquetipo más antiguo de la clase que puede volver suerte: Hunter 7-Turn. También goza el título de baraja con más nombres: Huntard, Hunter Face, Hunter Aggro, etc, etc. Infinidad de nombres para una baraja tan antigua como Hearthstone. Paradójicamente es la única versión de Cazador que nunca sufrió un nerf, ya que la modificación a Soltad a los perros fue debido a la absurda combinación con el Águila y no por atacar con perros 1/1 con Carga.

Gravita entorno a esbirros de bajo coste y centra su estrategia en ganar lo más pronto posible. La principal arma de esta estrategia es el poder de clase de Rexxar: dos daños por turnos es algo que no muchas clases pueden aguantar. La Maldición de Naxxramas aportó muchísimas cartas para esta estrategia, Enterrador y Trepadora embrujada para nombrar los más notables. Durante meses fue el mazo agresivo por definición y puede que vuelva a heredar ese trono.

Conclusión

Una vez llegue el infame parche con el nerf, lejos de estar muerto, Rexxar evolucionará nuevamente para ser en el metajuego de Hearthstone después del nerf a sus cartas. Fiel a la historia del mítico personaje en la que está basada, esta clase se adaptará al medio. Como veis, las variantes son innumerables, partiendo del control más pesado al aggro más incisivo. Lo único que queda por saber es qué clase de cazador quieres ser para darle caza a tu presa.