¿Comienza la decadencia de Angry Birds?

Rovio, la compañía finlandesa tras la exitosa serie Angry Birds, ha declarado sus últimos resultados financieros correspondientes al año fiscal 2013, proyectando una caída del 52% de sus beneficios en comparación con el anterior curso fiscal, lo que podría ser un primer síntoma de la decadencia de Angry Birds, tras años explotando la misma fórmula.

Desde la compañía quieren tranquilizar a todos los inversores justificando esta imponente caída de beneficios en la inversión en nuevas áreas de negocio. El director financiero de la firma ha explicado esta caída de beneficios por la consecución de distintas operaciones que realizó la compañía durante los últimos meses para ampliar su acción en el negocio. La compañía ha abierto un nuevo estudio en Los Ángeles para trabajar en la anunciada película de Angry Birds, pero también han fundado otro estudio en su propio país para hacerse cargo de la serie Angry Birds que, en principio, sólo la veremos en Finlandia.

Hay que unir que Rovio ha invertido en realizar distintas atracciones de Angry Birds en varios parques temáticos distribuidos por toda Europa. Hace poco también fundaron el sello Rovio Stars, encargado de publicar juegos de otras compañías, más centrados en cazar nuevos talentos. Por último, la compañía también ha incrementado su fuerza laboral de 500 a 800 empleados.

Desde Rovio han reportado beneficios de 37 millones de dólares durante todo el 2013, comparados con los 77 millones de 2012, lo que ha derivado en un 52% menos de beneficios año tras año. Eso sí, han conseguido ingresar más, algo lógico en vista de que tienen más áreas de negocio, habiendo amasado 216 millones de dólares en comparación con 211 de 2012.