El consumo de energía de Xbox One y PlayStation 4 es tres veces mayor

El consumo de energía eléctrica de la PlayStation 4 y Xbox One resulta ser mucho más grande que en la generación pasada, convirtiéndose en uno de los aparatos de mayor gasto del mercado de los videojuegos. Lo cierto es que este asunto de nuestras consolas de videojuegos nunca había sido algún motivo serio de preocupación para los videojugadores, ya que por lo general se trataban de aparatos con pocos requerimientos en dicho aspecto, pero con el avance de tecnología, la integración de nuevas funciones y las elevadas capacidades de procesamiento, se trajo como consecuencia que ahora una Xbox One o una PlayStation 4 detone un consumo de energía eléctrica anual hasta tres veces más grande que antes.

Xbox One y PS4 jamás podrían superar los gráficos de una PC, dice Nvidia

Todo se originó a partir de un reporte publicado por el Natural Resources Defense Council -NRDC, en donde manifestó que el uso de ambas consolas podrían disparar hasta en un 300% el consumo anual de energía eléctrica de un hogar, ya que, de acuerdo con sus estimaciones, en un periodo de 5 años únicamente la Xbox One generaría gastos por más de 150 dólares. La cantidad no es astronómica, sin embargo pone de facto que esta generación requiere mucho más que la anterior, según el reporte:

Las consolas podrían usar tres veces más energía que sus predecesoras por una larga combinación de factores. Usan más energía para correr los juegos y ver películas por un periodo de tiempo mayor, particularmente consumen mayor energía cuando están en modo standby, o en el caso de la Xbox One cuando se utiliza su funcionalidad de TV.

Según la NRDC este problema podría solucionarse mediante una serie de actualizaciones de software que regulen el consumo de energía, particularmente cuando esté en modo standby, que se manifiesta como una de las fuentes de gasto más considerables e innecesarias. Uno de los puntos más interesantes de este reporte es que presenta un análisis por funciones, donde estudia el grado de gastos por cada tipo de variación. El gasto no será algo que nos deje en la bancarrota, pero podría representar a la larga un ahorro si desconectamos la consola mientras no se encuentre en uso.