Xbox One y PS4 son muy limitados para Oculus Rift, dice su creador

Oculus Rift es un dispositivo prometedor, y parece que incluso atenta con cambiar las reglas del juego en el mercado, gracias a la versatilidad de su plataforma, y su facilidad para integrarse con dispositivos móviles, sin embargo, el equipo de desarrollo de este aparato se ha mantenido relativamente alejado del mercado de consolas, señalando en toda oportunidad que el porvenir verdadero que le ven a su producto se encuentra en el terreno de los smartphones y ordenadores, lo que ha llevado a Sony y Microsoft a desarrollar sus propias patentes que buscarán cubrir este mercado. Ahora, Palmer Luckey, el mismísimo creador del Oculus Rift ha salido al público para declarar que los videojugadores no deberán esperar ver a su creación funcionando con Xbox One o PlayStation 4, ya que eso no va a suceder.

Xbox One y PS4 jamás podrían superar los gráficos de una PC, dice Nvidia

En entrevista con TechRadar, Luckey señaló sin tapujo alguno, que para él y su equipo, las nuevas consolas de Microsoft y Sony están demasiado limitadas para lo que tienen planeado lograr a través del Oculus Rift.

Las consolas están demasiado limitadas para lo que hacemos. Intentamos crear el mejor dispositivo de realidad virtual en el mundo y queremos continuar innovando y actualizando nuestra plataforma cada año internamente. En cualquier momento que demos un gran salto queremos que llegue de inmediato al público. El problema con las consolas en genera que una vez que han salido al mercado se mantienen atadas a sus especificaciones técnicas por demasiado tiempo. Basta ver las PCs que existían hace siete años y las de ahora, como ejemplo.

Este es un punto que Luckey ha estado debatiendo desde el surgimiento del planteamiento de la integración de su dispositivo con consolas convencionales. El ritmo de crecimiento y desarrollo de Hardware en el mercado de ordenadores y dispositivos móviles va más acorde con la dinámica en la que crecerán las necesidades de procesamiento del Oculus Rift, con capacidad para lograr renders en Alta Definición en 3D y a 60 cuadros por segundo. Si este dispositivo se "casara" con alguna consola, que tendrá un periodo de vida fijo de 4 a 7 años, limitaría la velocidad del desarrollo de sus capacidades.