Zelda: A Link Between Worlds será mucho más complicado, Eiji Aonuma

El esperado Zelda: A Link Between Worlds, saldrá a la venta para la Nintendo 3DS el próximo 22 de noviembre, previo a la llegada de esta título, su productor, Eiji Aonuma, se ha mantenido otorgando una serie de entrevistas y declaraciones en torno al futuro de la franquicia que ha asistido, desde su integración al equipo de desarrollo en el legendario Ocarina of Time; no hace mucho, con motivo del lanzamiento del Wind Waker HD y la llegada futura de esta nueva entrega, Aonuma comentó con los amigos de 4gamer que considera que la saga de Zelda se encuentra actualmente encerrada en una misma secuencia de formato para su sistema de juego, y que su reto, para su próxima secuela para la Wii U, será el cambiar un poco este patrón y romper esquemas para revitalizar sus juegos.

nintendo direct zelda link two worlds

Para el caso concreto de Zelda: A Link Between Worlds, Aonuma revela en una entrevista exclusiva a Polygon, que ha decidido desarrollar el título con un sistema de juego que permita mayor autonomía al videojugador y menos asistencia para la resolución de los retos en los calabozos, regresando así, un poco, a la vieja escuela de esta saga en la NES y Super NES, donde el avance por cada escenario dependía de la astucia, buena memoria y creatividad de cada quien:

En cierto modo tenemos el mal hábito de llevar de la mano al usuario, intentando hacer las cosas menos complicadas para todos. Pero cada vez pienso más que eso le resta verdadera diversión a la experiencia.

Según señala en la entrevista, Aonuma y su equipo tuvieron varios días de discusiones sobre la cantidad de pistas y ayudas que dejarían en la versión final del título, reduciendo considerablemente la cantidad de estas, lo que, integrado a la posibilidad de cruzar los calabozos en el orden que cada jugador desee, nos pone ante un nuevo juego que garantiza un nivel de dificultad peculiar, con un reto especial para los seguidores de antaño, y estimulante para los más jóvenes. 22 de noviembre es su salida, y podría ser un motivo suficiente para justificar la compra de una 3DS si no se tiene ya una.