Murió Hiroshi Yamauchi, este es su legado en Nintendo

Murió Hiroshi Yamauchi, este es su legado en Nintendo

Hiroshi Yamauchi murió hoy a la edad de 85 años de vida, más de medio siglo de ese tiempo lo dedicó a convertir una compañía de juguetes y cartas en la piedra angular del mercado moderno de los videojuegos. Logrando un éxito incomparable en un momento histórico donde el hombre tuvo la visión de concebir el entretenimiento electrónico y digital como el futuro de la diversión, como un nuevo horizonte tecnológico en donde él se atrevió a dar un salto cuyos frutos y consecuencias se observan directamente marcados en el mercado actual de la industria de los videojuegos. Se trata de una gran pérdida para todos en este ramo y aquí en Ecetia deseamos rendirle un breve tributo, reconociendo el legado de un hombre que marcó un parteaguas en la imaginación de muchos chicos y grandes. Hiroshi Yamauchi, este es su legado:

Los primeros pasos

Murió Hiroshi Yamauchi, este es su legado en Nintendo 3

El señor Yamauchi nos ha enseñado que hay valor en ser diferente. Vamos a seguir para cambiar con flexibilidad la forma de Nintendo de una era a otra, como ha hecho Yamauchi y Nintendo, como compañía, mantendrá viva su alma.

Esa fue la primera declaración oficial de Satoru Iwata, actual presidente de Nintendo, sobre el fallecimiento de Yamauchi, en unas líneas breves, con afecto y embargadas por el estruendo de una noticia que ha sacudido a una compañía, que es ahora muy distinta a como lo fue en un principio, cuando él tomó las riendas del negocio de juegos de cartas de su abuelo en 1949, operando desde Kioto y donde gracias a una afortunada serie de coincidencias y genios, como Shigeru Miyamoto, que fueron integrándose para marcar el destino de su empresa. la transformó en un emporio que cambió para siempre la industria del videojuego.

Caracterizado por ser un hombre de negocios implacable, al principio Yamauchi estaba un poco extraviado, la marca Nintendo fue rebotando entre diversos giros durante las primeras décadas de su mandato, por diversos motivos, desde las modas hasta como estrategia para evitar huelgas masivas de empleados, fue pasando de ser una cadena de hoteles hasta un servicio de taxis. Durante los 60 y parte de los 70 la compañía se enfocó a la fabricación de juguetes, logrando algunos éxitos locales como el Custom Gunman:

Sin embargo, la semilla de todo el imperio la encontraría en 1968 con su juguete The Love Tester, un dispositivo peculiar que representaría el primer paso de la compañía hacia el mercado del entretenimiento electrónico:

Para Yamauchi el surgimiento de los videojuegos no pasó inadvertido, encontrando en ellos la misma virtud que en los juguetes tradicionales, como una herramienta y medio para estimular la imaginación de los niños. De manera que ante el boom y hype de estos, no dudó un segundo en reclutar a su mejor diseñador, el mismo del Love Tester y el Custom Gunman, para comenzar a trabajar en el futuro: Gunpei Yokoi.

El gran acierto de no ser Atari

30 aniversario de la consola NES

Bajo la dirección de Yamauchi y con el genio de Yokoi, Nintendo comenzó su expansión internacional en el año de 1980 cuando lanzaron el Game & Watch, considerado por muchos como la primer consola portátil de videojuegos, sin embargo el gran golpe vino un par de años después cuando decidieron lanzar la FamiCom, conocida fuera de Japón como la NES Nintendo Entertainment System, la consola que salvaría al mercado de los videojuegos luego de la debacle de Atari, gracias, entre muchos otros, a su emblemático título Super Mario Bros. La suerte estaba echada.

La gracia e ironía aquí, es que en su momento, ante la posibilidad de salir al mercado internacional, Nintendo busco formar una alianza con Atari para poder distribuir su consola y juegos en de ese lado del mundo, un arreglo que nunca llegó a concretarse y que obligó a la compañía a dar el salto solo y a ciegas, resultando en lo mejor que les pudo haber sucedido. El éxito siguió para la compañía con el lanzamiento del Game Boy en 1989, de la Super NES en 1990, así como la Nintendo 64 en 1996 y el GameCube en 2001.

La historia y evolución del imperio de Nintendo durante este periodo todos lo conocemos, en la guerra entre SEGA y Nintendo hubo sólo un vencedor que se mantienen hasta la fecha como el único de ambos que sigue produciendo consolas, desde la Game Boy y hasta nuestras fechas se ha mantenido como la marca número uno para consolas portátiles. Mientras que la Super NES siempre será una consola clásica, recordada como una de las mejores de la historia.

La sabiduría de permitir el cambio

Murió Hiroshi Yamauchi, este es su legado en Nintendo

Lo cierto es que el paso de Yamauchi por la compañía nunca fue implacable, ahí está el incidente incómodo del Virtual Boy, su política obsesiva por generar juegos exclusivos y franquicias propias en la Nintendo 64, y su negación constante a migrar de formato, para abandonar el cartucho y apostar por el disco digital, lo que le valió, por rebote, la creación de la PlayStation así como el eventual (y relativo) fracaso de la Nintendo 64.

Pero lo que resulta admirable es que luego de 53 años al mando de la compañía, decidió pasar la estafeta, y en 2002 renunció a la presidencia de Nintendo para dejarle el lugar a Satoru Iwata, quien eventualmente haría su gran aportación con la Wii y el Nintendo DS. Actualmente podremos ser videojugadores que nos decantemos por una plataforma distinta a la de Nintendo, pero prácticamente todos pasamos por ella y de una forma u otra ha formado parte de nuestra historia. Hiroshi Yamauchi fue el hombre que dio los primeros grandes pasos que hicieron todo esto. Descanse en paz.

Murió Hiroshi Yamauchi, este es su legado en Nintendo 2