Warcraft se vuelve free-to-play

El futuro de World of Warcraft en el modelo free-to-play

La realidad es que el mundo de World of Warcraft se vuelve free-to-play paulatinamente, en una situación que corresponde a la realidad actual del mercado, donde los modelos de negocio van cambiando poco a poco y aquellos gigantes inalcanzables han comenzado a tener este sentido de urgencia de hacer algo para mantenerse arriba, siguiendo la tendencia actual para no quedar fuera del juego.

World of Warcraft se vuelve free-to-play

Con la reciente participación de Blizzard en la Gamescom 2013 ha quedado en claro que la compañía está considerando seriamente migrar a este sistema en su totalidad, eventualmente, dado a conocer sus primeros pasos en este proyecto y revelando de paso que han tenido que modificar un poco sus estándares internos para atraer a más usuarios y mantener robusta su operación.

Tom Chilton, jefe de diseño en Blizzard señaló, en el marco de esta conferencia en Alemania, que la creación de una versión free-to-play de World of Warcraft será algo totalmente factible y sensato eventualmente. De acuerdo con Chilton la postura de Blizzard Entertainment no se opone a la modificación total del sistema de suscripciones que actualmente manejan para migrar hacia el free-to-play, a pesar de tener sus reservas personales sobre si realmente funcionaría para este juego, luego del anuncio de su compañía hace semanas, sobre la inclusión de micro pagos dentro del juego:

Para Blizzard tiene completo sentido migrar al free-to-play en algún punto. Pero hay muchos riesgos en hacer esa transición. Escuchas historias sobre desarrolladores haciéndolo y consiguiendo el doble de usuario, pero uno nunca sabe si siempre se mantiene así, o si resulta rentable en su operación. No conocemos los rangos de tiempo antes de que la gente lo abandone o pierda interés.

El riesgo del dilema de Blizzard

World of Warcraft se vuelve free-to-play 1

Se trataría pues de una operación delicada, World of Warcraft posee hasta la fecha más de 7.7 millones de suscriptores, y con el proyecto de migrar a ese nuevo modelo estarían poniendo en riesgo todos y cada uno de los usuarios que han generado desde su salida al mercado en 2004. Sin embargo Chilton ha admitido que su compañía ha tenido que hacer algunas modificaciones para mantenerse arriba de la ola, como es la generación de la expansión de Mists of Pandaria en 2012, con una vocación totalmente casual para atraer a un público menos dedicado, revelando que de no haber sido por el impacto y aceptación causados por este anexo, la compañía hubiera estado en aprietos, viéndose afectada internamente.

La expansión fue vista por muchos fanáticos de este universo, principalmente los más experimentados, como un ruptura que se alejó totalmente del espíritu de ese mundo y sus raíces, sin embargo Blizzard defiende que fue algo necesario para crecer, y esta urgencia de desarrollo hacia nuevos horizontes lo que también ha detonado el futuro lanzamiento del siguiente caso en el proceso de cambio de la compañía: Hearthstone: Heroes of Warcraft.

Ubicado dentro del universo de Warcraft, se trata de un juego de tarjetas digitales para PC Windows y Mac, con un cambio radical en el foco de su audiencia, concentrándose esta vez en los jugadores casuales y/o de menor edad, lejos de los fans declarados al sistema de juego original. Con un sistema de juego reducido al mínimo, con una interfaz sencilla y un modelo de micro transacciones internas, la intención directa, según señala Blizzard, a través de su portavoz Ben Thompson, es la de incrementar los consumidores posibles de su franquicia, aprovechando el respaldo del universo de World of Warcraft, dejando claro que Blizzard ha puesto en marcha una serie de mecanismos para integrar este modelo a su compañía, sin embargo, el futuro definitivo de su juego más grande aún se mantiene incierto, pero tentado por la tendencia actual del mercado.

El reinado del free-to-play

Blizzard probablemente este pensando en estos cambios tan radicales derivado por sólo tres palabras: Candy Crush Saga, un juego tan popular como infame, que junto con el Minion Rush de Despicable Me 2, son los dos títulos más rentables del último periodo en plataformas móviles, ambos son gratuitos, ambos son free-to-play y funcionan como un ejemplo perfecto del funcionamiento, auge y tendencia que está teniendo ese modelo, ahí es donde está el dinero y hacia donde se dirigen las grandes compañías. Basta simplemente con ver el caso de Electronic Arts, quienes tienen rato con esta estrategia agresiva de incluir microtransacciones dentro de sus juegos de retail, a la par que van integrando nuevos títulos al modelo free-to-play; el caso más reciente anunciado también en la Gamescom 2013 es el de FIFA 14, que para su versión de Android y iPhone será totalmente gratuito, con muchas compras disponibles dentro de su interfaz.

En el terreno de los MMORPG está el referente inmediato de BioWare y su Star Wars: The Old Republic, quienes consiguieron una base de usuarios de 2 millones de jugadores, luego de migrar al modelo free-to-play, abandonando el sistema de suscripciones, demostró que puede ser bueno este cambio, a persar de la incertidumbre, pero se trata de un movimiento de mucho menor escala comparado con lo que representaría para Blizzard.

A final de cuentas, en caso de tomar esta decisión si World of Warcraft se vuelve free-to-play, la última palabra no la tendrían ellos, sino los usuarios de Warcraft...