Kinect ya no es obligatorio en Xbox One

Una más. Microsoft ha vuelto a dar un giro de tuerca a sus planes iniciales, y otra de esas medidas impopulares que se anunciaron originalmente con Xbox One han pasado a mejor vida. La compañía ha comunicado que el dispositivo de detección por movimiento, Kinect, ya no será obligatorio para que la nueva consola funcione. Con esto se podría tener el dispositivo no sólo apagado, sino también incluso desconectado de la consola, pudiendo ésta funcionar sin ningún problema. Eso sí, las distintas funcionalidades que requieran el uso de Kinect no funcionarían si el dispositivo estuviera desconectado.

microsoft-xbox-one-kinect

Primero fue una conexión obligatoria Internet, después todo que respecta al mercado de segunda mano, y ahora también con Kinect. Ahora este sistema ya no será necesario que esté conectado al sistema, y aún estándolo lo podríamos apagar. Mark Whitten de Microsoft ha confirmado este cambio de planes al medio norteamericana IGN aclarando que tal como pasa con el juego en línea, la consola seguiría funcionando aún estando Kinect desconectado, aunque no podríamos hacer uso de las funciones exclusivas y la experiencia que puede otorgar este dispositivo de detección de movimiento.

El ejecutivo señala que se tiene la opción de apagar completamente este sensor y que en este estado no va recuperar ningún tipo de información, de esta manera Kinect no estaría vigilándonos en cada momento como se había dicho en un principio. Eso sí, cualquier función que requiera voz, vídeo o gestos no va funcionar. En todo caso el usuario puede habilitar este sensor de movimiento en cualquier momento, y los juegos que requieran su uso van a avisarnos nada más ejecutarlos pidiéndonos que conectemos Kinect.

Este cambio repentino abre la puerta a la posibilidad de que se comercialice una versión de Xbox One sin Kinect, tal como habían apuntado unos rumores hace unas semanas. Si apareciera una Xbox One sin Kinect podría ya equipararse en precio a PlayStation 4. La guerra de las consolas estaría más igualada que nunca.