Xbox One no será compatible con los periféricos de Xbox 360

La nueva Xbox One ha sido creada desde cero. Y cuando hablamos de ello hacemos referencia directa a la tecnología. A pesar de los éxitos que ha dado Xbox 360, con la Xbox One quieren romper con el pasado, y convertir a la nueva consola en el centro del entretenimiento en el hogar, con un enfoque ciertamente enfermizo a otros servicios interactivos ajenos a los videojuegos. Como parte de esta estrategia, vienen una gran cantidad de periféricos y accesorios que hacen uso de esta nueva filosofía. Y a los usuarios nos va a tocar pasar una vez más por caja.

Xbox-One-controller

Microsoft ha confirmado que Xbox One no soportará los periféricos, accesorios y controladores aparecidos para Xbox 360. Así que olvídate de usar aquel volante para Forza que te compraste hace unos años. La compañía, para explicar esta decisión, pone como ejemplo el nuevo mando inalámbrico. Este dispositivo se conecta a la consola mediante la transferencia de datos de alta velocidad para permitir una mayor fidelidad en el sonido con los auriculares, ofreciendo más adelante experiencias que no son posibles con la tecnología inalámbrica de Xbox 360.

Si esta noticia no te ha gustado demasiado, prepárate para otra. El disco duro de 500GB que lleva Xbox One no es reemplazable. Lo ha confirmado Albert Penello al medio Engadget. Eso sí, si deseas ampliar la cantidad de espacio disponible en disco, se haría uso de un almacenamiento externo diferente mediante el uso de un disco externo conectado a alguno de las tres conexiones USB 3.0 con las que cuenta el sistema. Por lo tanto, y para dejar todo claro, todo el contenido, incluidas instalaciones y descargas, también puede almacenarse de forma externa haciendo uso de cualquiera de los puertos USB del sistema.

Xbox One tiene fechada su salida para finales del presente año en los principales mercados de todo el mundo.