Las peores películas basadas en videojuegos, pero que nos gustan

¿Existen películas basadas en videojuegos que puedan ser consideradas como buenas? Es uno de los debates favoritos de cualquier amante de las consolas, y nunca parece haber una lista definitiva. En realidad se trata de un terreno delicado, donde encontrar alguna joya que pueda ser unánimemente aceptada como buena es bastante complejo.

En el caso personal de un servidor la que siempre ponía como ejemplo de una buena adaptación era Street Fighter II: The Animated Movie (1994) de Gisaburo Sugii, sin embargo el año pasado al verla de nuevo con un grupo de amigos, la conclusión general fue que comparada con la versión de Jean-Claude Van Damme el anime es un poema pero por en realidad la película ha envejecido terriblemente.

Las peores películas basadas en videojuegos, pero que nos gustan

En el equipo de Ecetia planteamos la posibilidad de hacer una nota con las mejores películas basadas en videojuegos (que aún no descartamos redactarla), pero decidimos darle un ligero giro para volverla más interesante, de esa forma terminamos metiéndonos a recordar un montón de basura para confeccionar esta lista con nuestra selección de las peores cintas basadas en juegos de video, pero que por uno u otro motivo tienen algo que las vuelven al menos entretenidas.

Comenzamos:

Super Mario Bros.: Peach-Hime Kyushutsu Dai Sakusen! (1986)

El género prácticamente comenzó con esta película de una hora de duración. Desde aquí ya vemos algunos de los elementos que se repiten constantemente en cualquier adaptación de videojuego al cine: La trama original no se respeta al cien por ciento y se hacen ligeras adaptaciones para narrar la trama de manera más "atractiva", aunque resulta inverosímil que Mario y Luigi trabajen en una tienda de dulces y que nuestro plomero favorito se vea metido en ese mundo porque es un yonki de la famicom.

Aún así, no hay mucho de qué culparlos aquí, la animación es buena para su época, el personaje de Mario tiene su encanto y actualmente tiene mucho valor nostálgico ver la cinta.

House of the Dead (2003)

Uwe Boll es algo así como el Ed Wood de nuestra época, y este título es acusado en más de algún foro de ser no sólo la peor adaptación de un videojuego, sino una de las peores películas de la historia. El juego original de House of the Dead era espectacular y nos regaló algunos de los momentos más emocionantes en las salas de recreativas, de manera que llegar y encontrarse con esta cinta puede ser una experiencia dura, pero el humor involuntario de la misma es tan elevado, y el filme es tan malo, que uno termina divirtiéndose horrores viendo el ridículo. Como ejemplo basta la secuencia de pelea allá arriba.

Mortal Kombat (1995)

Uno de los talentos innegables de Paul W. S. Anderson consiste en masacrar las tramas originales de un videojuego para darle "su toque visionario" que la convertirá en un mega hit de taquilla. Esta fue su primera oportunidad en la categoría, y el panorama en ese momento era tan desastroso que definitivamente terminó siendo favorita de muchos, pero al igual que Street Fighter II The animated movie ha envejecido terriblemente y el guión siempre fue malo malo.

Hay una secuencia imperdonable, que es la que usamos para recordarla allá arriba. Como dice Hal en Malcolm in the Middle, no one beats Sub-Zero.

Lara Croft: Tomb Raider (2001)

Esta película tiene sólo un punto que la vuelve entretenida e interesante, por el que definitivamente vale la pena, aunque sea tan exagerada, floja y... mala: Angelina Jolie es, fue y será (al menos por otro par de años) la elección perfecta para encarnar a Lara Croft. Su interpretación es algo así como el equivalente femenino de lo que hace Robert Downey Jr. con Tony Stark/Iron Man. Resulta curioso encontrarse a Daniel Craig aquí antes de que fuera Bond, hay una canción de U2 más o menos rescatable, y el resto al menos no es tan malo como la segunda parte de esta saga.

Resident Evil (2002)

Si no existiera el videojuego, sería una película absurda para disfrutar el fin de semana comiendo palomitas de maíz, pero todos los gamers la veríamos con mejor disposición. Es entretenimiento barato y muy efectivo. Lo malo es que al hacer la comparación con los títulos de los que toma elementos prestados resulta doloroso ver el resultado final.

Tiene un par de sustos efectivos, la historia en sus últimas entregas se ha convertido en basura absoluta sin pies ni cabeza que lo relacionen seriamente con los videojuegos y bien podría entrar también en la categoría de gustos culpables.

Silent Hill (2006)

Esta cinta está en la lista de las mejores adaptaciones de muchos, y tiene muchos méritos para encontrarse ahí, pero casi todos ellos se encuentran concentrados en la primera mitad de la película. Después de eso todo comienza a retorcerse, hay escenas muy largas, se puede tornar todo confuso, aún y cuando se hayan jugado la saga completa en consolas, y sigue así hasta terminar con un desenlace que se propone ser original pero termina enredando todo más de lo necesario.

La omisión del personaje de Harry Mason para ser reemplazado por el de Rose Da Silva de algún modo funciona bien. Pyramid Head gobierna en cada escena, se roba toda la pantalla. Y desde el aspecto visual se trata de una película extraordinaria que logró recrear las atmósferas y escenarios dementes del Silent Hill original.

Las peores películas basadas en videojuegos, pero que nos gustan silent hill