El próximo Mass Effect y Dragon Age 3 harán uso del nuevo Frostbite 3

Junto con el anuncio oficial de Battlefield 4 se reveló que haría uso del nuevo motor gráfico de Frostbite 3, para ofrecer de lleno una experiencia de próxima generación. Ahora, también sabemos que otros grandes lanzamientos como el próximo Mass Effect y Dragon Age 3 también aprovecharán este motor visual cuando se lancen durante los próximos meses.

mass_effect3_112

El Frostbite 3 es un nuevo motor gráfico que ha sido creado por EA para distribuirlo entre todos sus estudios internos para crear una convincente experiencia next-gen, incluso lanzando juegos en las consolas actuales. Esto viene gracias a que se trata de un motor totalmente escalable, como viene siendo habitual en todos estos motores gráficos nuevos que se están presentando en las últimas semanas, con especial atención al Unreal Engine 4.

Era evidente que la próxima entrega de la serie de Mass Effect, que está en sus primeras etapas de desarrollo, fuera a sacar partido de este motor, aunque no ha sido hasta ahora donde directamente se ha confirmado. Lo ha hecho Aaryn Flynn, de Bioware Montreal en su Twitter añadiendo que también lo veremos en Dragon Age 3: Inquisition. Este último caso resulta curioso, dado que en la nota de prensa oficial de presentación sobre esta nueva entrega de Dragon Age, se especificaba claramente que el juego estaba tomando partido del Frostbite 2. Es probable que el juego comenzara su desarrollo para la actual generación de consolas y se haya trasladado a PlayStation 4 y a la sucesora de Xbox 360.

Recuerda que gracias al Frostbite 3 podemos ver en Battlefield 4 unos escenarios totalmente destructibles, con edificios que se derrumban a nuestro paso; pero también un sistema de iluminación impresionante, unas animaciones que quitan la respiración, un sistema climático nunca antes visto, unos rostros casi realistas y otras técnicas que nos muestran el camino a seguir durante la nueva generación que se nos avecina. Aún así, todas son promesas. Veremos en que queda la realidad.