Microsoft bloquearía el uso de juegos usados en Xbox 720

Los rumores en torno a lo que será la próxima generación de consolas de sobremesa, la próxima Xbox 720 y PlayStation 4, no paran de llegar en vísperas de un anuncio que parece ser inminente por parte tanto de Microsoft como de Sony este mismo año. Si bien algunas especulaciones como las características filtradas de Xbox 720 prometen grandes novedades como un gran potencial en la consola y una nueva versión de Kinect, también hay otros rumores que mencionan cualidades de esta consola que no serían muy del agrado del público, como el bloqueo de juegos usados en Xbox 720, con lo que Microsoft buscaría eliminar el mercado de segunda mano de una vez por todas.

Desde siempre el mercado de segunda mano ha sido una piedra en el zapato para estas empresas, así no lo admitan muy seguido. Esto supone la posibilidad de los usuarios de ahorrar mucho dinero, o sencillamente intercambiar juegos con sus amigos con total libertad. De ser ciertos los rumores que las fuentes (que se mantienen anónimas) de EDGE afirman, estaríamos hablando de la desaparición del mercado de juegos usados en Xbox 720, como manera de presión para que todas las personas adquieran nuevos.

¿Cómo podría lograr esto Microsoft? Exigiendo la conexión continua a internet para jugar en Xbox 720, una medida terrible a mi parecer, ya que limitaría muchísimo el uso de la consola, tomando en cuenta que si nos quedamos sin acceso a internet podríamos perder la posibilidad de jugar, además de mover la consola a donde nos plazca.

El sistema de anulación de los juegos usados en Xbox 720 funcionaría analizando la información del disco una vez dentro de la consola, cuyo registro quedaría grabado en los servidores de Microsoft e impediría su acceso si no ha sido asociado con nuestra consola.

De resto, estas fuentes aseguran que las características filtradas de la consola son reales, por lo que la próxima Xbox tendría un procesador de ocho núcleos a 1.6 GHz, 8 GB de memoria RAM y más potencial.

Por supuesto, esta medida no sería posible sin que Sony también la aplique, ya que el hecho de que sólo la nueva Xbox bloquee los juegos de segunda mano y PS4 no, inclinaría la balanza de usuarios a la nueva PlayStation. Esperemos que esta medida de presión no sea más que un rumor, porque de lo contrario, estamos ante un gran cambio en la industria del videojuego, donde será mucho más privativa y cerrada.