Lo mejor de la semana: Sony no tiene una idea nueva y recicla, Nintendo y Zynga al borde del abismo y Valve ampliando territorio.

Comenzamos una semana y finalizamos otra, en lo personal una semana de mucha emoción ya antes de ayer hacía 7 años me convertía en padre y vaya casualidad esta misma semana es el cumpleaños de mis querida ZX Spectrum. Pero vamos que acá no puedo hablar de cosas personales que hay gente que se ofende mucho, así que aprovecho la situación para contarles un descubrimiento que hice eligiendo el regalo para mi hijo. Uno de los mejores inventos de la historia de la humanidad en materia de juguetes son los bloques de construcción y entre ellos sin lugar a dudas la marca líder es Lego. En mi patria estuvo de moda otra marca nacional que hoy en día se ha convertido en el nombre genérico al que llamamos a todos los juegos de bloques, dicha marca es Rasti, reciclada y recuperada hace un par de años por los propios ex empleados de la empresa que declaró quiebra hace más de una decena de años atrás. Sin embargo la calidad de estos no alcanza los niveles de perfección que traen los productos de Lego y obviamente lejos están de tener acceso a las licencias que tiene esta última marca entre las que se cuenta Star Wars, Harry Potter, Prince of Persia, Indiana Jones, las recientemente ganadas a Megablocks que tenía varias de Disney y las perdió como Toy Story, Cars y Piratas del Caribe y la más nueva de El Señor de los Anillos del cual estamos esperando ansiosos la salida del videojuego prometido para este mes de abril que finaliza. Sin embargo, Lego es una marca que no se apoya sólo en licencias y que constantemente crea sus propias líneas de productos que no dependen de ningún suceso de marketing externo. Dentro de esas líneas hace poco se han dedicado a hacer juegos de mesa utilizando las propias piezas de construcción, entre estos juegos destaca por ejemplo Creationary, una versión del archiconocido Pictionary pero donde en vez de dibujar tenemos que armar. Dentro de una linea similar hay otro producto que terminó siendo el regalo para mi hijo, Heroica, un genial set de dungeons desarmables con unas reglas muy simples pero divertidas que nos tuvo todo el fin de semana jugando aventuras dentro de catacumbas cuadradas combatiendo los mini-minifigs que trae cada set y que son una delicia de detalles. Si los ven por algún lado y tienen ganas de que algún sobrino o hijo pequeño se introduzca en las delicias de los juegos de rol esta línea de Lego es una excelente manera de hacerlo, así que no dudun en adquirirlos. Pero dejemos los juegos de mesa de lado y vamos a los de pixeles, no vaya a ser que alguno se sienta herido en su honor.

Labs

Trailers

Lo que no te puedes perder

Y así termina el mes de abril, y comienza la semana del trabajador, donde un servidor que tiene la suerte de tenerlo le envía mucha suerte a aquellos a los que en este duro momento les está faltando y lo necesitan desesperadamente, a no perder esperanzas que estas crisis suelen pasar rápido. Ahí nos olemos amigos.