Lo mejor de la semana: EA de mal en peor, Dark Souls para roleros en serio y la Ciencia es gamer.

Si hay algo difícil para un gamer es conseguir pareja, somo seres asociales, sólo nos entendemos entre nosotros y encima en un ambiente donde la proporción hombres mujeres es algo realmente despareja. Si a eso le sumamos que la extroversión no es algo por lo que nos caracterizamos, que las horas que suele pasar en su juventud el resto de la humanidad concurriendo a lugares donde sale de cacería sentimental --léase discos, pubs o similares-- nosotros las utilizamos para pasar ese maldito nivel de Megaman que hace tanto nos tiene atrapado, y que una dieta poco saludable de snacks, bebidas a base de cafeína y altos contenidos de azúcar en diferentes formas nos hacen en general un dechado de granos y fofedad, digamos que es un milagro que algunos de nosotros nos emparejemos y es más, nos reproduzcamos. Y sin embargo lo hacemos, como solemos decir por acá, siempre hay un roto para un descosido, aunque en este caso mejor la llamamos media naranja o alma gemela porque si me esposa se entera de que ando llamándola descosida es capaz de hacerme cosas realmente dolorosas. Hace unas décadas atrás, un fabuloso día otoñal como hoy nacía precisamente mi alma gemela, una hermosa y maravillosa persona de la cual no tengo forma de describir las cosas que tolera de mi, y no sólo de mi sino de nuestro hijito que lamentablemente para ella ha salido con los mismos gustos del padre. Vamos a ver cuantos de ustedes se consiguen una pareja que no sea gamer y la logran convertir, una persona que más allá de un Pac Man o un Tetris no había tocado un joystick más de 10 veces en su vida pero que al año de estar conmigo había completado Civilization y Lands of Lore y que no hay Bomberman que se le resista. Por eso y por infinitas razones más que implican amor, genialidad, buen humor, infinito cuidado de su familia y una tremenda vida profesional como médica traumatóloga que me llena de orgullo --de ahí las formas dolorosas en las que me puede hacer daño--, mi adorada Victoria te deseo un muy feliz cumpleaños. Ahora bien, cortando todo lo empalagoso del párrafo anterior mejor pasemos al resumen semanal antes de que manden un grupo comando a castrarme.

Labs

Tráilers y videos

Lo que no te puedes perder

Y así finalizamos esta semana promediando abril aún con días templados por el sur y calentándose el norte con ferias y esas cosas. Ahí nos olemos amigos, que me voy a comer torta de merengue y chocolate.