Ecetia Labs: Little Deviants


Little Deviants es un título que llama la atención a los que nos gustan los juegos que intentan desmarcarse de las experiencias clásicas de los mismos. Sobre el papel, la fórmula parece funcionar: un título que compila distintos minijuegos para mostrar las capacidades jugables de la portátil de Sony, aunados por un conjunto de simpáticos protagonistas.

Aunque realmente no era necesaria una historia en un título de dichas características, la experiencia gana coherencia gracias al pequeño universo que han creado los chicos de BigBig Studios. Como protagonistas nos encontramos unas simpáticas criaturas extraterrestres llamadas Little Deviants. Su nave es derribada a su paso por un curioso planeta cuadrado. Nuestra misión consistirá en encontrar las piezas de la nave derribada para poder reconstruirla y así volver a casa. Empezando por aquí, nos encontramos con unos personajes protagonistas bastante faltos de carisma, pero no deja de ser algo secundario.

La mecánica de juego recuerda a la que podemos encontrar en muchos títulos para Smartphone. El juego compila 30 minijuegos de mecánica sencilla que nos invitan a descubrir diferentes maneras de jugar a PS Vita. Los minijuegos utilizan todo lo que puedas imaginar de la portátil: pantalla táctil, panel trasero, cámaras (realidad aumentada), sensor de movimiento y micrófono. Algunos de ellos son todo un acierto, otros muchos pueden llegarnos a aburrir. Pero no por el minijuego en si, sino por la mecánica de avance en estos minijuegos.

El principal problema de Little Deviants lo encontramos claramente el haber querido imitar la experiencia para Smartphone sin acabar de respetarla.  Nos vemos obligados a jugar largos niveles de cada minijuego hasta que consigamos completarlos todos o fracasemos, orientándolos hacia conseguir altas puntuaciones. Muchos minijuegos pueden ser divertidos en pequeñas sesiones, pero no en partidas de 20 minutos obligados a mover la consola de un lado para otro.

Little Deviants recuerda mucho a una recopilación de juegos de la App Store, algunos adictivos y otros que quizás no te interese repetir una vez completados. De hecho, nos salen las cuentas: tres decenas de minijuegos, y el título sale a un precio de unos 30 euros. El precio es razonable y te puede entretener durante unas semanas, además que parece el juego que siempre querrás llevar en cualquier viaje para entretenerte. El único problema que le vemos es que, una vez superado el modo historia, en el que sí estás interesado por ir abriendo más pruebas aunque sea por mera curiosidad, te queda únicamente el valor de la rejugabilidad para perfeccionar récords, algo que puede llegar a quitar el interés de muchos jugadores.

Lo que sí que diferencia a Little Deviants de las producciones de iOS es que el acabado técnico es más que satisfactorio y no da sensación de juego Flash hecho con cuatro duros". Nítido, colorido y con un apartado artístico bastante llamativo. Todo funciona de manera fluida, y la pantalla OLED de Vita no muestra dientes de sierra ni ningún defecto, por lo que es un juego sólido. No es el máximo exponente técnico del sistema pero no está descuidado, es agradable de ver.

El modo multijugador pasa por retos en los juegos sueltos que vayamos desbloqueando. Nos ha gustado mucho la forma de “tentar” a los usuarios de nuestra zona que estén con Little Deviants y les apetezca jugar online. Para ello se nos permite dar regalos a los que entren en nuestra partida en un juego concreto. De hecho, podemos regalar niveles extra a aquellos que estén con la versión de prueba sólo por el hecho de jugar con nosotros. Más allá de esto, el multijugador no es gran cosa y no es la vocación de Little Deviants.

En cuanto al apartado sonoro, hay que decir que contiene una banda sonora alegre y variada, muy en la tónica de este tipo de género, eso sí, se echa en falta alguna voz, ya que el juego carece de las mismas y solo nos muestra los gruñidos, algo estridentes, de nuestros "alienígenas".

6,5/10

Como conclusión, da la impresión de que han querido abarcar demasiado para querer justificar su precio. Hubiéramos preferido quedarnos con los la mecánica de los minijuegos más divertidos, y repito que los hay realmente brillantes, con un desarrollo por niveles y algún editor para los mismos. Eso sí, el título puede ser una muy buena opción para los más "peques".