PlayStation 3: Cinco años, cinco juegos

PlayStation 3 se puso a la venta el 23 de marzo de 2007 en Europa. Se cumplen cinco años de una máquina potente como ella sola, marcada por rotundos éxitos y fracasos.

Hablar de PS3 es hacerlo de Cell y sus dificultades de programación, a la par que de vanguardia técnica. Es hacerlo del sistema que protagonizase la mayor brecha de seguridad en la historia del ocio electrónico, pero también de la consola que democratizó el juego online de banda ancha .

Hoy queremos rendirle un pequeño homenaje seleccionando cinco de sus mejores juegos exclusivos, que son los que al fin y al cabo definen la esencia de toda plataforma.

Heavy Rain

Quantic Dreams - 2010

No hay palabras para explicar lo que David Cage y los suyos consiguieron con Heavy Rain, para muchos una mera aventura cinemática repleta de Quick Time Events, para otros toda una experiencia basada en la empatía emocional. Más allá de su excelencia técnica y narrativa, Heavy Rain hizo notar el peso de la consecuencia a millones de jugadores, dubitativos, ensimismados y angustiados por un drama videojugable como no se había (ni ha vuelto a verse) hasta entonces.

Metal Gear Solid 4

Kojima Productions - 2008

Kojima, en su línea, se dijo harto de buscar resquicios en el entramado argumental de Metal Gear Solid. Decidió entonces engendrar el capítulo definitivo de su historia, en el que todos los cabos quedarían perfectamente atados. Para sorpresa de propios y extraños, lo consiguió. Sus cinemáticas de 30 minutos desesperaron a más de uno, pese a lo cual nadie pudo resistirse a un título emocionante como él solo.

MGS4 es una producción intimista, creada a imagen y semejanza de su máximo responsable, ahí radica su principal virtud.

Uncharted 2

Naughty Dog - 2009

Naughty Dog ya nos dejó boquiabiertos con el primer Uncharted, si bien no fue hasta la segunda entrega cuando tuvimos que recoger nuestras mandíbulas del suelo. En ciertos aspectos, Uncharted 2 resulta más brillante técnicamente que La Traición de Drake, también mejor balanceado en lo jugable. Sumémosle el magistral perfil de sus personajes y una espectacularidad cinematográfica y entenderemos por qué El Reino de los Ladrones merece todo reconocimiento.

God of War III

Santa Monica Studio - 2010

La palabra que mejor define a God of War III es grandilocuencia. Pocos juegos son capaces de arrancar con semejante climax y aún así mantener el interés del usuario hasta sus compases finales, pero es que God of War III se va superando por momentos: cuando creemos haberlo visto todo, nos planta una sección más espectacular si cabe. Escalar el Olimpo, arrancar la uña a un Dios, enfrentarnos al mismísimo Zeus... todo ello bajo uno de los despliegues gráficos más despampanantes vistos durante la presente generación.

Little Big Planet

Media Molecule - 2008

A Little Big Planet hay que quererlo, en primer lugar, por revitalizar el género de las plataformas (en consonancia a los excepcionales New Super Mario Bros. y Super Mario Galaxy, claro está). También por traer de vuelta la metajugabilidad a través de un editor capaz de cualquier cosa. Era evidente que la fórmula, sumada a una comunidad online de lo más activo, debía resultar exitosa sí o sí. Little Big Planet 2 rizó el rizo, pero es al original al que hemos de rendir pleitesía.