Ecetia Labs: Logitech Optical Gaming Mouse G300

Hace dos semanas teníamos en nuestras manos al G400 de Logitech, un ratón que nos dejó un buen sabor de boca por su buena relación calidad/precio. Esta vez ocupa nuestras páginas su hermano pequeño, el Logitech Optical Gaming Mouse G300, más económico que el anterior y con algunas funciones recortadas, aunque manteniendo el tipo.

Si con el G400 podías alcanzar una resolución 3600 dpi, para el G300 vemos que el límite es 2500 dpi. No obstante, se mantiene la posibilidad de cambiarla sobre la marcha, desde 250 hasta esos 2500. Realmente, pocos gamers llegan a sobrepasar esa cifra, por lo que si es tu caso, irás sobrado con este ratón.

En donde no se han escatimado esfuerzos es en colocar varios botones adicionales; dos a la izquierda, dos a la derecha y dos bajo la rueda. Estos ocho botones, más el de la rueda, son totalmente configurables desde el software de Logitech, no incluido en la caja, aunque puedes descargarlo desde la web.

Pequeño pero matón

Pasando al aspecto puramente estético, quizá no sea el mejor de la casa, aunque tiene algún que otro detalle, como las líneas de luces LED a cada lado. Estas luces pueden cambiar su color con uno de los nueve botones, con tres posibilidades: rojo, azul y verde.

Por otra parte, al ser un ratón tanto para zurdos como para diestros, se pierden los botones de atrás-adelante del pulgar, una falta que notarás si los usas con frecuencia. Sin embargo, y como comentábamos antes, se pueden configurar el resto de botones para que cumplan esa función. Además, esta configuración se puede almacenar en la memoria interna del ratón, con capacidad de hasta tres perfiles diferentes.

Quizá lo peor sea su reducido tamaño, una característica bienvenida para las manos más pequeñas o para aquellos cuyo tipo de juego se más de estilo “garra”, en lugar de apoyar completamente la mano. La ventaja que esto conlleva es un peso menor y, por tanto, una mayor facilidad de movimiento.

Igualmente, la sensación final que da es la de estar ante un juguete, tanto por sus medidas como por su acabado. Además, en general, el tacto es mucho mejor en el G400, aunque esto ya es cuestión de gustos. También es verdad que poco más podemos pedirle a un ratón tan económico, y es que para muchos jugones, es más que suficiente con las características incluidas.

Conclusión

7

Si tuviéramos que elegir entre este G300 y el que analizábamos la semana pasada, el G400, nos quedaríamos, sin duda alguna, con el G400. La diferencia de precio es de solo unos pocos euros y, a cambio, te llevas un aparato robusto, serio y de gran ergonomía. De todas formas, este G300 de Logitech tiene otras ventajas, como su ligereza, su respuesta más que adecuada para la mayoría de gamers y sus nueve botones programables.