Star Wars: The Old Republic costó 200 millones de dólares para su desarrollo

Según un artículo publicado ayer en el diario Los Angeles Times se reveló que el juego de rol online masivo Star Wars: The Old Republic desarrollado por Bioware y lanzado en diciembre de 2011 costó 200 millones de dólares de desarrollo, proceso que contó con 800 empleados trabajando en cuatro continentes durante 6 años por lo que se puede decir sin ningún riesgo que The Old Republic es uno de los juegos más caros de la historia.

La historia del juego se extiende por 1600 horas, con cientos de horas adicionales siendo actualmente escritas. Cerca de 1000 actores tuvieron que grabar diálogos para 4000 personajes en 3 idiomas. Según declaraciones dadas al diario de parte de Greg Zeschuk, co-fundador de Bioware, "coordinar todo eso fue como enseñar a elefantes a bailar ballet".

Acerca de la relación de Bioware con el creador y dueño de la licencia George Lucas y su equipo de Lucasarts, la publicación reporta que Bioware tuvo casi "rienda suelta" de parte de Lucas para hacer lo que ellos quisieran con la licencia. Sin embargo, la nota destaca que Lucasarts tuvo participación en "suavizar" ciertos materiales un poco "atrevidos" que incluían escenas con esclavos sexuales.

En lo que respecta a la recuperación de los costos, EA declaró en febrero del año pasado que SWTOR sería rentable con tan sólo 500.000 suscriptores, algo que ha sido ampliamente superado ya que a tan sólo a 1 mes de su lanzamiento el juego ya cuenta con cerca de 1 millón de usuarios. De acuerdo al analista Michael Pachter de la compañía de servicios financieros Wedbush, el juego ha vendido al menos 2 millones de unidades desde diciembre, y se espera que de un 75 a 90 por ciento de los compradores iniciales se mantengan como suscriptores pagos luego de los 30 días de juego gratuítos incluidos en la versión de caja.

La idea para realizar tan ambicioso juego tuvo sus orígenes en 2005 luego de que Bioware haya intentado adaptar las licencias de "Lord of the Rings", "A Game of Thrones" y de algunos superhéroes tales como Spiderman, para finalmente conseguir el acuerdo de co-publicación de Star Wars con George Lucas.