Ecetia Labs: Uncharted 3: Drake’s Deception

Hace un par de años Naughty Dog nos sorprendió a todos con esa obra maestra llamada Uncharted 2: El Reino de los Ladrones. Los ecéticos quedamos encantados con el juego, tanto que se llevó uno de los pocos dieces que hemos otorgado en esta casa. Y creo que todos concordarán conmigo en que el juego definitivamente se lo merecía. Bajo esa premisa, todos esperábamos con ansias la llegada de Uncharted 3: Drake's Deception y tengo el placer de asegurar, que en mi opinión no nos han fallado.

Desde el primero momento en el que tomas los controles te ves imbuido en las aventuras de Nathan Drake, y ya sabemos que el hombre no tiene lo que se dice una vida aburrida y monótona. Comenzaremos por supuesto, por vernos en medio de la búsqueda de un gran tesoro. Lo sé, lo mismo que en los dos juegos anteriores, pero no por ello es menos emocionante, después de todo ¿quien no quisiera poder vivir una aventura así?

Ahora, después de todo lo que ha pasado en los primeros juegos ¿vale realmente la pena arriesgar la vida? Esa es la pregunta base que se hará el protagonista a lo largo de la historia, pero la que a nosotros realmente nos importa es: ¿vale la pena comprar el juego? Y espero poder ayudarlos a tomar una decisión contándoles mis impresiones sobre la tercera entrega de esta saga.

Lo que me gustó

Quizá una de las cosas que más me divirtió de Uncharted 3 fue ese estilo cinematográfico que fusionaron con la historia del juego y que te hace sentirte en medio de una película en la que tú mueves los hilos del protagonista. Los fans de la saga han podido paladearlo ya, pero lo interesante es que, a pesar de que no sea una sorpresa en todo el sentido de la palabra, la sensación sigue siendo la misma. Estas ahí en medio de un mundo en el que todo parece estar en tu contra para salir airoso de todos los peligros. Y créanme cuando les digo que se van a encontrar con un montón.

Son precisamente esos momentos de acción los que te animan más en el juego. Tener que salir a toda máquina de un sitio en llamas que se te cae encima, agarrarte en el último momento a una saliente que se desprende y salir botando sola para conseguir salvarte en el último minuto. Todos son recursos que ya conocemos de versiones anteriores pero que no por eso nos resultan menos impresionantes.

El juego se cimenta bajo tres pilares: la exploración que nos llevará a escalar toda clase de escenarios (quien tuviera esos brazos) y a rebuscarlos para encontrar todos los tesoros; los acertijos que yo no he encontrado especialmente difíciles, no sé si es solo una impresión mía pero estos me resultaron bastante fáciles de resolver y por último, la acción en la que habrá que armar la balacera o tratar de ser lo más silencioso posible (y la palabra tratar no la he usado en vano, pero ya me extenderé más adelante).

Se ha potenciado el combate cuerpo a cuerpo haciéndolo un poco más dinámico en base a la utilización del entorno lo que lo hace definitivamente más divertido. Puedes estrellar a los enemigos contra diversas partes de los escenarios y utilizar la utilería en el mismo para noquearlos (pescados, botellas, todo vale). También han agregado algunos QTE que lo hacen más variado sobre todo al principio del juego, cuando ya llevas un rato con el mismo tipo de secuencias la verdad empieza a parecerte más cansino.

En cuanto al sistema de apuntado se ha comentado mucho. Es verdad que es menos preciso que la segunda parte de la saga pero aún así no me pareció especialmente difícil apuntar. Lo que si es cierto es que los escenarios de tiroteos quizá no nos llevan al nivel de emoción que consiguen otros juegos.

Me encantó tener de vuelta a los personajes secundarios y sobre todo conocer más del pasado de Drake y Sulli. Ha hecho que el juego sea más redondo y la ha dado un poquito de profundidad a la trama.

He decidido dejar el aspecto gráfico para el final porque creo que no se necesitan muchas palabras para hablar de algo que es tan evidente. Uncharted 3 es un juego que puede presumir perfectamente de tener los mejores gráficos en PlayStation 3 y está seguramente entre los 10 mejores en todas las plataformas. Los amantes de lo visual quedarán plenamente satisfechos con el trabajo de Naughty Dog.

El modo cooperativo y el multijugador le agregan puntos extras al juego. El modo cooperativo te dará más o menos unas tres horas extras de juego pero sin duda lo que más vas a aprovechar será el modo competitivo que la mayoría de fans ya ha tenido la oportunidad de probar gracias a la beta que estuvo disponible ya hace algún tiempo. Realmente no tiene nada excesivamente relevante que destacar. Definitivamente es divertido aunque hay que acoplarse al sistema de juego (sobre todo a dar muchos más tiros de los necesarios en otros juegos para matar a alguien).

Lo que no me gustó

La única parte que me frustró un poco en el juego fueron los escenarios en los que se te invita a ser sigiloso. Soy una gran fan de conseguirme pasar este tipo de escenarios sin que me descubran y en Uncharted 3 es prácticamente imposible. Básicamente porque las rutinas de los enemigos no están bien definidas y no tienes una sensación clara de cuando pueden o no pueden verte. Esto no será un problema para los amantes de los tiros. Pero para aquellos que como yo intenten ir en plan silencioso serán un poco un dolor en el trasero.

Yo confieso que después de repetir varias veces el mismo escenario para intentar pasarlo en plan ninja y ver que era prácticamente imposible terminé por hacer un par y en cuanto me veían darme al tiroteo porque lo dicho, en un juego como este en el que el flow es tan importante, quedarte estancada y frustrada en un escenario porque la dinámica de juego no te permite avanzar es un pecado.

En conclusión

9

Para mi no existe ningún motivo por el cual no comprarse el juego. Uncharted 3: Drake's Deception tiene excelentes gráficos, consigue imbuirnos en su mundo y activar todos nuestros sentidos con la acción desenfrenada a la que ya nos tiene acostumbrados y redondea una saga que todos los poseedores de PlayStation 3 deberían darse la oportunidad de probar.