Halloween: los cinco juegos que me helaron la sangre

La Noche de Brujas ya está aquí. Polémicas aparte sobre lo artificial de la celebración, nos encanta tener un fecha en la que temer (o infundir miedo) de manera inexcusable.

Ecetia no podía faltar a su tradicional cita con el terror, por eso os traigo uno de esos posts con los que rememorar nuestros mayores sustos a los mandos de una consola.

Estos son los cinco juegos que más agridulce recuerdo me dejaron (y no por su pésima factura técnica precisamente...).

D

Momento más terrorífico: El desquiciante duelo contra el caballero de lúgubre armadura.

Primero en una trilogía completada por Enemy Zero y D2, esta peculiar aventura fue lanzada en 1995 para Sega Saturn, PlayStation, PC y 3DO. Kenji Endo engendró uno de los primeros survival horrors que se recuerdan, una aventura gráfica que me atemorizó no solo por su ambientación, también por la complejidad de sus puzzles.

La mayor peculiaridad del juego era su corta duración, sus cuatro CDs (repletos de cinemáticas) tenían que completarse en un tiempo máximo de dos horas, sin que existiese opción de salvado. D es una experiencia que atravesar de una sola sentada, tal vez por eso aún resuene en la memoria de más de un videojugador: "lo bueno, si breve...".

En D asumimos el rol de Laura, quien llega a Los Ángeles por una llamada de la policía: su padre ha enloquecido, asesinando a todos cuantos se encontraban en el hospital en que trabaja. Intentando mediar en la situación, su hija se adentra en el hospital. Allí se verá transportada a una antigua mansión de lo más escalofriante.

Eternal Darkness: Sanity's Requiem

Momento más terrorífico: Los simulados reseteos de la consola en los puntos más inoportuno.

La primera producción de Silicon Knights para Gamecube fue también su mejor juego para muchos: la primera aventura de terror que jugaba con la psicología del usuario.

Cada personaje tenía un medidor de cordura que, al llegar a cero, originaba desconcertantes efectos: el televisor pasaba a Mute automáticamente, la consola parecía reiniciarse cuando estábamos a punto de superar un nivel, nuestro personaje perdía la cabeza o comenzaba a andar por el techo...

Alexandra Roivas es la protagonista. Una llamada de la policía le hace salir de Washington rumbo a Rhode Island, donde su abuelo (Edward Roivas) ha sido asesinado. Su mansión queda bajo custodia de la joven, quien indagará en los secretos del inmueble para descubrir el móvil del crimen. Se inicia así un siniestro recorrido por la historia, a través de las páginas de un misterioso manuscrito (El Libro de las Tinieblas).

Shadowman

Momento más terrorífico: Cualquiera de los susurros que conformaban su ambientación sonora.

Shadowman nos ponía en la piel de Michael Le Roi, único superviviente de un accidente de coche en el que pierde la vida toda su familia. Una hechicera vudú, Mama Nettie, salva su vida implantándole en el pecho la Máscara de las Sombras, con la que enfrentará a los demonios de una realidad alternativa conocida como Zona Muerta.

Shadowman fue una de las mejores aventuras no lineales que este sector recuerde, también un ejemplo de cómo la ambientación de cualquier juego resulta tanto o más enriquecedora que su mecánica: sus opresivos entornos y los contundentes efectos sonoros conseguían ponernos los pelos como escarpias.

Dáos un paseito por su Catedral del Dolor y luego nos contáis...

Project Zero

Momento más terrorífico: El angustioso paso de primera a tercera persona, al percatarnos de que un espectro nos asaltaba por la espalda.

Puedo asegurar sin temor a equivocarme que el primer Project Zero es el juego más terrorífico que haya probado en mi trayectoria como jugador.

Los mejores tópicos del cine de terror japonés se daban la mano en un gameplay de lo más original, donde a los espectros se les derrota (y observa en todo su esplendor) tomándoles fotos con nuestra vieja cámara.

Controlamos a Miku, quien se adentra en una vieja mansión buscando a su hermano Mafuyu. La casa está repleta de almas en pena, incluida la de Kirie, una mujer de kimono blanco que guarda un temible secreto. Descubrirlo también será nuestra misión.

La franquicia suma ya cuatro entregas, la última inédita en Occidente.

Resident Evil

Momento más terrorífico: Aquel muerto viviente, mirándonos inquisitivo mientras devora un cadaver.

El primer survival horror moderno no podía faltar en esta recopilación. No es una cuestión de renombre, es que el primer Resident Evil realmente consiguió hacerme gritar.

Zombis escondidos en el agua putrefacta de una bañera, perros sarnosos que asaltaban un corredor con estruendo de cristales rotos, cuervos que inquietaban con su mera presencia... aquella mansión sigue provocándonos pesadillas y Halloween es la excusa perfecta para su revisitación.

La trama ya es de sobra conocida por todos: Umbrella, un experimento genético mal avenido, la infección de Raccoon City y los ingenuos de S.T.A.R.S. encargados de investigar el asunto.

Lo que pocos suelen recordar es que Resident Evil (tenéis su remake disponible en Wii), atemorizaba tanto por sus miramientos para con los puntos de salvado y la minución, como por sus espeluznantes criaturas.