Heavy Rain 2 nunca verá la luz

David Cage no quiere otro Heavy Rain y yo estoy completamente de acuerdo. Luego explica su negativa con que no está en la industria para hacer dinero. Ni tanto ni tan poco. El líder de Quantic Dream comete un error al desprestigiar el concepto de franquicia, pues no todas merecen arder en el infierno.

Déjame ser estúpido por un segundo; no estoy en esta industria para hacer dinero. Escribí Heavy Rain porque me entusiasmaba la idea, porque tenía algo que decir. Sí, podría desarrollar Heavy Rain 2, pero ya dije lo que quería decir al respecto. Esa es la principal fortaleza de Quantic Dream, su capacidad de engendrar nuevas ideas, de crear cosas que transgredan lo establecido.

No sé qué decir, supongo que no soy bueno con las estrategias a largo plazo. Me veo como un autor, no como alguien que quiera explotar la misma idea lo máximo posible. Confío en mi instinto y creo que los fans quiere que haga exactamente lo mismo.

Soy un viejo creador de 42 años. Afortunadamente sigo con la misma pasión que cuando empecé en esto. La mayoría de desarrolladores solo piensan en ganar lo máximo posible para garantizar su estabilidad familiar, no me encuentro en ese punto aún. Creo en la importancia de lo que hago, estoy aquí para ser creativo. Si he creado una empresa es solo porque esa es la estructura que necesito para que mis ideas lleguen a buen puerto.

Interesante parrafada... que me gustaría creer a pies juntillas. Si Cage resulta un mínimo de lo apasionado que aquí se describe, no tenemos más remedio que reconocer su entrega y preservar su perspectiva para dar ejemplo a cuantos le sucedan. Aún así, cuesta creer que el dinero no le importe en absoluto.

Allá él si está siendo hipócrita. Lo que matizaba unos párrafos más arriba, era su percepción de las franquicias. Es cierto que se articulan en torno al potencial recaudatorio, pero si las compramos no es si no porque nos encantan. Está claro que obras como Heavy Rain nacieron para ser títulos únicos y que cualquier continuación parecería forzada, pero igual que dicho juego nos hizo sentir cosas que ningún otro había conseguido, las sagas hacen lo propio respecto a la empatía a largo plazo con sus personajes y mundos.

Una franquicia, en definitiva, tiene el mismo potencial empático que la mejor experiencia independiente, por eso una parte de mi sueña con que a Cage le dé por crear su primera serie. Y es que ¿puede haber algo mejor que una trilogía nacida de la más apasionada visión?