Season Pass de EA Sports: absurda recaudación

Hace unos días os hablábamos del Persistent ID que Electronic Arts pretendía implantar en su división deportiva. Una nueva tarifa de suscripción anual que atañería a juegos como FIFA, Madden, NCAA, NHL, SSX y Tiger Wood PGA.

Desde que se descubriese la intencionalidad en ciertos documentos internos el pasado abril, el debate sobre la conveniencia de este nuevo modelo no ha cesado un sólo día. Según la fuente que lo diese a conocer, éste supondría descuentos en contenido descargable, acceso a DLC exclusivo, la posibilidad de transferirlo de unas ediciones a otras (FIFA 10 a FIFA 11 por ejemplo) o la más que suculenta opción de descargar los juegos antes de que lleguen a las tiendas.

Andrew Wilson, Vicepresidente de EA Sports, pareció confirmar el pastel con las siguientes declaraciones:

Si miramos a la industria musical, la televisiva o la cinematográfica, los usuarios están pidiendo suscripciones como vía estándar de pago. Nos dicen “Así es cómo queremos interactuar contigo: queremos darte un pago mensual o anual y acceder a todo lo que nos ofrezcas”.

En un futuro no muy lejano, esa puede ser la vía por la que terminemos distribuyendo nuestros juegos.

Muchos dimos por hecho que Electronic Arts, tras el fracaso de su $10 project, había decidido engendrar una nueva vía de amase fácil. Hace unas horas, finalmente, ha terminado confirmándose.

El Persistent ID ahora es conocido como Season Pass (o Season Ticket) concretándose en una suscripción anual implícita a FIFA, Madden, NHL y Tiger Woods' PGA Tour.

Por 2000 Microsoft Points al año, podremos descargar la versión completa de cada nueva entrega de dichas franquicias, hasta tres días antes de que llegue a las tiendas, una vez ocurra lo cual, ésta expirará. Eso sí, todos los logros que ganemos durante ese periodo se transferirán al juego una vez lo adquiramos.

El Season Pass también nos supondrá un 20% de descuento en todo el DLC de EA Sports, acceso a contenido web "premium" y una insignia de membresía que lucir en nuestro perfil.

Desde la compañía aseguran que la medida obedece a la petición expresa de los usuarios, aunque un servidor la encuentre poco menos que una pobre excusa, innecesaria, casi ridícula.

¿Pagar 2000MSP por jugar durante tres días a juegos que en breve llegarán a las tiendas? ¿tan desesperado puede estar el aficionado? Tal y como yo lo veo, o se es un gran forofo de todos los juegos deportivos de la compañía, o esta suscripción carece de sentido.

Así están las cosas, sacar dinero de donde sea, cómo sea. No os extrañe si en unos meses nuevas desarrolladoras se suman con iniciativas similares, igual que ocurriese con las políticas para el derroque de la segunda mano.

El Season Pass de EA Sports está ya disponible en Australia, Europa, América del Norte y Nueva Zelanda en Xbox 360. En PS3, de momento, sólo en Estados Unidos y Canadá.