Child of Eden y la guerra de los periféricos

Con la explosión de los títulos multiplataformas, poco son los títulos que desarrollados por terceras empresas aparezcan como exclusivos en solo una de las consolas de sobremesa. Antes era más común verlo, pero en esta generación se ha apostado más por sacar los títulos en todas las plataformas, y lo que les queda a las grandes es asegurarse contenidos o funcionalidades exclusivas para dichos títulos.

Ese es el caso de Child of Eden, el sucesor espiritual del aclamado Rez, que apareció el mes pasado para Xbox 360 con compatibilidad con Kinect, la cámara vitaminada de Microsoft; y precisamente el mes que viene aparece para PlayStation 3. Por ello, Ubisoft ha aprovechado para confirmar que el título será compatible con Move y podrá disfrutarse en 3D.

Así que los que tengan ambas consolas ya no tienen que escoger que juego se ve mejor, o cual otro tiene un personaje extra, sino cómo prefieren jugar, si con Move o Kinect. Yo ya no sé con cual se jugará mejor, pero si queréis comprobarlo ahí tenéis un vídeo del juego en movimiento en PS3.

¿Cuál prefieren?