La voz de Ryo Hazuki abre su propio café

Agobiado por tus problemas, caminas tímidamente por la acera, esquivando a duras penas a los demás transeuntes. Pasas por delante de un café y entras sin pensarlo, pues no era éste tu rumbo original. No lo tenías, de hecho.

Te sientas en aquella mesa que hace esquina, la que da a los ventanales, la que más fácilmente te permitirá perderte en el trasiego cotidiano tras el cristal. Notas que alguien se acerca, es el camarero que te pregunta qué deseas tomar.

De repente, sales de tus pensamientos casi como si te hubiesen arrojado un cubo de agua fría. ¿Perdón? ¿has oído bien?. El empleado repite: -Señor, ¿qué desea tomar? -sí, confirmas tus sospechas, ya habías oído esa voz antes, concretamente en un juego de Dreamcast. Más concretamente, en Shenmue.

Elevas la mirada y le ves, se trata de la mismísima voz de Ryo Hazuki, frente a ti, preguntándote qué te apetece beber. Para quien no lo sepa, el doblador original de tan querido personaje es Masaya Matsukaze, al que en Occidente pudimos escuchar en la versión para DC de Shenmue II (doblaje japonés y subtítulos en inglés).

El actor también ha interpretado a otras voces famosas como la de Teru en Death Note, Morty en Pokémon o Blues en Mega Man NT Warrior (nos lo ha chivado Kotaku).

¿A qué viene todo eso del restaurante? Sencillo, Matsukaze acaba de abrir su propio café en el mismísimo barrio de Akihabara. Ha sido bautizado como Seiyu Café y está regentado exclusivamente por famosos profesionales del doblaje nipón.

De hecho, el interior del local está decorado al más puro estilo de un estudio de grabación y en la carta podemos encontrar bebidas idóneas para el cuidado de las cuerdas vocales.

La idea es que los fans de estas voces (se cuentan por millones en Japón) puedan interactuar con los actores. No puedo imaginarme lo que sería conversar con el propietario sobre Shenmue. Una experiencia más que apuntar a mi wishlist vital, otro motivo para visitar Japón lo antes posible.

Todo en pos de averiguar finalmente por dónde rondan los marineros...