Kojima echa pestes de Metal Gear Solid NES

De vez en cuando los grandes genios de la industria sacan a relucir su lado más visceral. Le ha ocurrido a Peter Molyneux durante el último E3, enrabietado con Microsoft por no haber sabido transmitir lo que era Fable: The Journey y presentarlo como un simulador lineal de paseos a caballo.

Le ocurre ahora a Hideo Kojima, padre de Metal Gear Solid y por tanto comprometido con la dignidad de su criatura. El cineasta frustrado ha hablado de la versión del primero MGS para Nintendo NES en términos nada benévolos, de hecho culpa al juego de haber ensuciado su reputación y lo entiende un ejemplo de cómo no han de hacerse las cosas.

Entre las perlas que nos deja, el saber que la versión sustituía al propio Metal Gear por un ordenador de proporciones épicas. Leed, no tiene desperdicio:

No tuve ningún tipo de implicación en el juego de NES de 1985. Aquella versión era horrenda, fue desarrollada casi sin recursos por un pequeño equipo de programación en Tokyo. En aquel momento la burbuja económica permitía a cualquiera lanzar un juego con garantía de buenas ventas. Traté de jugarlo, pero el diseño era realmente malo.

En una sección tenías que infiltrarte en una base que no aparecía en el original. Ni siquiera yo, el diseñador del juego original, fui capaz de infiltrarme una sola vez.

Además, siendo un Metal Gear, deberías esperar su aparición al final, pero en lugar de eso y debido a problemas técnicos, diseñaron un monitor gigante como enemigo. Eso me hizo darme cuenta de que quien hubiese creado aquello no tenía respeto alguno por el jugador. Era una abominación y aún así vendió millones en occidente.

Aquel juego empañó mi reputación

¿Algún nostálgico que nos cuente anécdotas a los mandos del susodicho?