Ecetia Labs: Duke Nukem Forever

Que carga que me acaba de caer encima. Tremendo lío en el que me he metido, y eso me pasa por bocón. Tantas son las flores que le he tirado yo a este juego que obviamente me iba a caer a mi cuando tocara reseñarlo. Pues aquí estoy, a ponerle el pecho a la balas.

Hace poco más de 15 años, precisamente el 29 de enero de 1996 salía a la luz un juego que revolucionaría al mundo gamer, no sólo por su calidad o por introducir uno de los primeros esbozos del 3D en los recién nacidos First Person Shooters, sino que también por su humor irreverente y el carisma del personaje protagonista. Obviamente estamos hablando del archiconocido Duke Nukem 3D. Tuvo que pasar una década y media para que finalmente saliera a la luz una secuela, eso si no contamos Duke Nukem Manhatan Project que sólo era la entrada para el plato principal que estaba pronto a salir, Duke Nukem Forever. Pero no fue así. Luego de varias idas y venidas de promesas de entregas varias 3D Realms dejó trunco este proyecto y otro producto más que llevaba más de 11 años desarrollo, Prey.

Prey terminó en manos de Human Head estudio y finalmente fue publicado por la misma 3D Realms. Este fue el último producto que sacó a la venta, en el año 2006. Recién 5 años después, de manos de Gearbox Software y para alegría de los no pocos fanáticos del personaje Duke Nukem Forever salió a la luz. Y acá estamos, con el juego en nuestras manos y las expectativas por las nubes después las decenas de tráilers que hemos visto en estos años.

Lo primero que asombra de lo que tenemos en nuestras manos es el poco espacio que ocupa. Sólo 4 Gigabytes para todo lo que hemos visto parecen poco. Pero bueno, ya veremos por qué. Damos doble clic al clásico icono amarillo con el símbolo de radiación y esperamos un breve período a que cargue el juego. Todo empieza con una bandera estadounidense y una presentación bien comiquera que no defrauda, la música tradicional y varias de las frases clichés de Duke ya empiezan a resonar en nuestros oídos, evidentemente todo pensado para el fan.

Y comienza la acción, empezamos jugando exactamente el mismo nivel final del juego anterior, con el monstruo volador y nuestras lanzaderas de cohetes. Obviamente con el nuevo motor gráfico y una nueva particularidad, no tenemos contador de vida, tenemos un medidor de ego que si dejamos de recibir daño se rellena instantáneamente. Bien nos adaptamos a los nuevos tiempos. Matamos al enemigo sin demasiada dificultad, pateamos su ojo a través de un arco de fútbol americano y hacemos lo que tenemos que hacer mientras leemos el periódico sobre el cadáver de la bestia recién caída de la forma exacta que lo hicimos hace 15 años atrás.

De golpe la acción pasa a una pantalla de un megatelevisor empotrado en la pared de un lujoso ambiente con piscina incluída, vemos en nuestras manos un control de consola y caemos en la cuenta que somos el mismo Duke jugando a su propio juego. Pero eso no es todo, en ese preciso momento asoman por debajo de la pantalla dos bellas cabezas gemelas de unas muchachas que al parecer recién acaban de cumplir la mayoría de edad y que estaban prestando algún tipo de "servicio" a nuestro personaje. Y esto ya da una pauta de lo que va a ser todo, porque Duke Nukem Forever si algo no es, es ser correcto. Y no hay censura de ningún tipo, el juego está definitivamente dirigido a un público adulto, hay desnudos frontales, sexo, violencia, lenguaje crudo y sangre, muchísima sangre.

La historia nos pone 17 años después --se ve que pensaban retrasarse aún más con la salida- de los eventos acaecidos en Duke Nukem 3D, con un Duke millonario considerado un héroe nacional y a punto de salir en un programa de entrevistas. Pero esta salida al aire se ve truncada por una nueva invasión alienígena que nos llevará a la Duke Cueva a armarnos y salir de nuevo a salvar el plantea Tierra de los desagradables extraterrestres.

¿Qué cambios notamos sobre el viejo Duke Nukem, a parte del obvio cambio de motor gráfico? para empezar y como mencionáramos antes, no hay contador de vidas, tenemos un medidor de ego que sólo con daño sostenido lo harán bajar hasta cero y moriremos, de manera similar a juegos como Modern Warfare o Crysis. Sólo podremos transportar dos armas a la vez, cualquiera de ellas a medida que las vayamos encontrando a lo largo de los niveles. La munición si bien no es infinita si lo son sus recargas, ya que podremos o recoger las armas que encontremos tiradas que reponen munición para ese tipo de arma misma o nos juntaremos munición de cajas situadas en puntos estratégicos que nunca se agotan. Estas dos cosas, la vida y la munición cambian diametralmente la forma de jugar y bajan la dificultad muchísimo. Por otra parte realizando determinadas acciones en el juego aumentarán nuestro ego máximo, estas acciones incluyen el matar a determinados enemigos finales o el usar ítems del escenario por primera vez, como por ejemplo orinar, beber, comer, etc. El salvado del juego se produce en determinados puntos de forma automática no existiendo el salvado manual, pero ocurre con la suficiente frecuencia para que no haya problemas con esto. También existen los vehículos, los cuales conduciremos en determinados momentos del juego, incluso cuando somos reducidos de tamaño. También existen nidos de ametralladoras y cañones que manejaremos en ciertos puntos atajando andanadas de enemigos, nada que no hayamos visto anteriormente.

Y aquí radica el principal problema de Duke Nukem Forever, es todo un juego que ya hemos visto, y lo peor es que lo hemos visto hace mucho, no recientemente. Tanta espera, que en cierto sentido le jugó a favor las semanas previas a su salida se le ha vuelto contra. El juego huele a viejo, algo que debería haber sido editado hace 5 años por lo menos. De hecho gráficamente me hace recordar muchísimo a su gran competidor Serious Sam 2, un juego que tiene ya muchos años en el mercado. Si bien no es aburrido hay cosas que a esta altura se deberían haber pulido. Las desproporcionadas manos de Duke cuando manipula los elementos de los escenarios, lo toscas que son las animaciones de los personajes y las insoportables pantallas de carga entre niveles, cosas que hacía rato no sufría con otros juegos.

Lo que me ha gustado

Evidentemente como fanboy no puedo dar un veredicto objetivo, le tengo mucho cariño a Duke como para destrozarlo. El juego es divertido, el tono irreverente e incorrecto es lo que mueve a jugarlo. El modelo de daño de los caracteres si bien no es de lo último en tecnología está bien y las armas son lo suficientemente violentas como para sentir su poder. Bien por una escopeta realmente dañina a lo viejo Doom. Los gráficos son correctos pero por debajo de la media pero cumplen bastante bien. El motor gráfico al no ser de punta corre en cualquier equipo con los detalles al máximo sin mayores problemas.

Lo que no me ha gustado

La falta de acabado general, no se nota que sea un juego en el que hayan trabajado 15 años, todo lo contrario, parece un proyecto sacado a las apuradas. Las pantallas de carga entre nivel y nivel, algo insoportable al día de hoy. Otro detalle bastante molesto es lo que tarda en comenzar la acción real en el juego, ya que entre que arribamos al estudio de televisión, se produce la invasión y y nos enfrentamos al primer grupo de aliens pasa un buen rato que a cualquier jugador medianamente impaciente lo puede llegar a hacer abandonar el juego sin llegar a disfrutar un instante de la acción real del juego.

En definitiva

6 / 10

Me duele en el alma decirlo, pero Duke Nukem Forever no está a la altura de las circunstancias. Realmente no ha valido la pena tanta espera. Tenemos en nuestras manos un juego que debería haber visto la luz un lustro atrás con la misma calidad que salió al día de hoy y aún así no sería un juego innovador. No he tenido oportunidad aún de probar el multiplayer, quizás eso le aumente un poco el bajo puntaje que hoy le dejo, pero la realidad es que no me quedan muchas esperanzas.