Retroecetia episodio 3: Sir Fred

El software español hasta mediados de los años 80 no era, digamos, un punto tener en cuenta cuando nombrábamos empresas de videojuegos. La movida pasaba principalmente por Estados Unidos, Japón e Inglaterra. Sin embargo en algún momento de esos andróginos años algo se estaba gestando, ya que de la mano de el impulso que daba principalmente la editorial Hobby Press con sus revistas Microhobby --ya desaparecida-- y Micromanía empezaron a verse los primeros productos de calidad de origen ibérico.

Made In Spain una pequeñísima empresa española con sólo 4 integrantes, Paco Menéndez, Carlos Granados, Camilo Cela y Fernando Rada, dio a la luz en 1986 uno de los mejores juegos de 8 bits de todos los tiempos. El juego tenía un título corto y sin grandes pretensiones, Sir Fred, que pretendía ser una especie de secuela del anterior juego de la compañía, Fred.

¿Qué tenía, o tiene, de grandioso Sir Fred? primero sus gráficos, el tratamiento del color y las texturas para las limitaciones que tenía un equipo como la ZX Spectrum era maravilloso. De hecho era tan bueno, que el juego fue migrado a otras plataformas más potentes como la MSX o la Amstrad CPC sin casi cambios.

Segundo, Sir Fred podía correr, caminar, trepar, hacer esgrima, usar arcos, nadar, balancearse en cuerdas, y varios movimientos más mucho antes que ese gran juego de plataformas 2D llamado Prince of Persia.

Tercero, Sir Fred, como repetimos hasta el hartazgo en esta sección, estaba programado en solo 48 Kilobytes. Nada, a números de hoy lo que ocupa uno de los gráficos que adornan esta nota.

De que trataba el juego, eso lo expresa muy bien la introducción con que iniciaba el manual del mismo:

El silbido de las hojas con el viento del bosque se ve brutalmente interrumpido por la aparición de una figura solitaria entre el enramado de los arbustos. El aire cortante del norte amenaza con rasgar las vestiduras del gran caballero, "SIR FRED". Su rabiosa preocupación por el rapto de la princesa que ama no aparece reflejada en su impertérrito semblante. Tan sólo se detiene un instante, un fugaz soplo para fijar, como una flecha, su mirada en los muros del castillo y apretar los dientes con desesperación.

Nunca viose enfrentado a tantos y tan grandes peligros. En cada recodo, en cada estancia del gran castillo de los Beni-Gómez le espera, acechante, la muerte.

Pero no hay ya espacio para la duda ni tiempo para echarse atrás. La decisión está ya tomada. La tierra corre, casi vuela bajo el empuje firme e implacable de sus pies ...

Poesía pura...

Existe una remake de Sir Fred hecha en el año 2006 que agrega técnicas de iluminación, efectos gráficos, musica polifónica y algo de gran importancia, se puede salvar el juego en cualquier momento. Atentos, el juego tiene una dificultad muy elevada, quasi imposible, si lo van a probar asegúrense de armarse con mucha, muchisima paciencia.

Como siempre, les dejo un gameplay, que es la mejor manera de conocer el juego, pero atentos, que el que juega aquí aprovecha un bug de la versión para completarlo en apenas unos pasos:

Quiero cerrar este post con una especial dedicatoria a uno de los cuatro integrantes de Made In Spain. Paco Menendez era un creativo, un maestro en lo suyo, siempre estaba con una idea innovadora en la cabeza. Tal es así que su legado no sólo nos dejó Sir Fred sino que también nos entregó otro de los grandes juegos de la historia, La Abadía del Crimen, esa adaptación de la genial novela de Umberto Eco, El Nombre de la Rosa que no pudo llevar tal título porque cuentan las leyendas, el autor del libro nunca entendió muy bien que era un videojuego. Volviendo a Paco, un día de 1999 agobiado por problemas económicos decidió acabar con su vida arrojándose por una de las ventanas de su apartamento, dejándonos así, a los 34 años, sin una de las mentes más maravillosas de la historia de la informática lúdica. Que este artículo sirva de alguna forma como un pequeño homenaje al gran Paco Menendez.