Duke Nukem Forever en la televisión inglesa

Ya no sabemos que hacer, nos comemos los codos, ya que no nos quedan ni uñas, ni dedos, ni manos de la ansiedad que tenemos muchos esperando la venida del mesi.... err.. digo de Duke Nukem Forever.

Que más se puede decir sobre este juego que no se haya dicho ya. Ya sabemos que va a haber preciosas muchachas semidesnudas, que Duke va a estar más escatológico que nunca, que va a haber todo un mundo en miniatura para explorar, que va a haber vehículos, explosiones, interiores, exteriores, tripas y sangre a montones. Como mucho más no hay para decir, les voy a contar una anécdota en torno a Duke.

Mucho antes de Internet, antes de que jugáramos con amigos o no tanto en red desde la comodidad de nuestros hogares existían las lan parties o como lo llamábamos en mi país, juntadas de red. Las primeras redes eran lo que normalmente se conocía como null modem, que no era nada más que un simple cable serial con los hilos Tx y Rx cruzados, de esa manera conseguíamos interconectar dos PCs y jugar a cosas como Doom.

Con el tiempo la cosa mejoró un poco y ya armábamos nuestras poderosas redes de 1 Mbit 10 Base 2, o sea con conectores en forma de T que por medio de un cable coaxial conectábamos 3 o más computadoras. No saben a cuantos santos y superiores insultábamos cuando se perdían los malditos terminadores para cerrar el bucle de la red y lograr el buscado sincronismo. Esos terminadores no eran más que unos capuchones de menos de 1 cm de diámetro que tendían a desaparecer el mismísimo día que decidíamos transportar nuestros gabinetes tower y nuestros bestiales monitores de 17" al lugar de la reunión en cuestión.

Fue en una de esas reuniones que estábamos sólo 3 amigos un viernes a la noche, como uno de ellos contaba con dos monitores yo sólo llevé mi gabinete y menesteres. Un bodoque menos que mover. Al conectar todo, la pregunta obligada era ¿es 220 o 110?, en mi país el voltaje estándar es 220 volts a 50 hertz. A pesar de que el monitor estaba conectado a un transformador 220/110 miramos detrás y comprobamos la etiqueta buscada, 220/110. Así que genial, a jugar sin mover el pesado transformador.

Realmente no recuerdo cual fue juego con el que iniciamos la noche, pero si recuerdo el último, Duke Nukem 3D. Llevábamos poco más de dos horas de juego cuando en un largo pasillo del nivel del cine veo a uno de mis compañeros distraído, me acerco para darle un certero tiro de escopeta, pero cuando voy achicando distancia veo claramente el sprite de un misil que venía derechito a estrellarse en medio de mi cara. Al ver el inevitable impacto, me preparo estoico a recibirlo, cuento hasta nada, y.... BOOOOM!!! .... explotó el monitor. Si, lo que leen, el monitor hizo un ruido seco de capacitor descabezado, entró a echar el típico humo blanco y denso y se apago.

Primero espanto, luego risas, procedimos a apagar todo. Y mirar que había sucedido. Al realizar una nueva mirada a la parte trasera del monitor notamos un pequeño switch que rezaba la leyenda 220 a la derecha y 110 a la izquierda. Obviamente estaba corrido hacia la izquierda. Por suerte, el daño no fue nada más que ese, uno de los capacitores filtros del puente rectificador de tensión, nada que alguien con un poco de conocimento de electrónica no pudiera reparar. Por cierto yo me llevé una de las sensaciones más realistas que me tocó vivir en un videojuego.

Para festejar esta anécdota que probablemente no les haya causado ni una sonrisa y ya yendo realmente lo que venía el post, les dejo la publicidad oficial del Duke Nuke Forever para la televisión inglesa.

Y porque me gusta muchiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisimo vuelvo a poner el tráiler completo que me obliga a sacudir la cabeza al ritmo de Lo Fidelity Allstars, el mismo del comercial: