Confrontación 3DS

Nintendo 3DS está dando mucho que hablar. Pocas máquinas recuerdo que hayan levantado tal debate en torno a su conveniencia. A un lado quienes entienden que esto de las 3D no es más que una tecnología vetusta retornada vaya usted a saber por qué, a otro los que confían en una implementación satisfactoria para con la jugabilidad. En Ecetia nos hemos hecho la inevitable pregunta:

¿Merece la pena la nueva portátil de Nintendo?

José Carlos Castillo

El pasado miércoles pude hacerme por fin con una Nintendo 3DS. Larga ha sido la espera desde que el propio Iwata la desvelase al mundo el pasado E3. Allí estaba yo, ansioso por que el humo que cubría el pedestal se disipase. La primera reacción fue de decepción ante un diseño casi calcado al de su predecesora, pero todo eso cambió en cuanto tuve la ocasión de probarla y quedar maravillado con un efecto tridimensional realmente impresionante.

Es cierto, su catálogo inicial deja mucho que desear y sí, nos aguardan los típicos truños casuales que ya enturbiaron el catálogo de Wii y DS, pero tenemos que ser optimistas y pensar que esta vez las third-parties van a sacar provecho a una tecnología que puede dar mucho de sí y que ha demostrado sobremanera lo inmersiva que puede llegar a ser si se implementa bien.

¿Que hay inconvientes? Sí, puede que las 3D no sean muy amigas del traqueteo diario anexo a una portátil o que a algunos les resulten fatigantes al poco, pero por lo que he podido comprobar no es nada que no solvente la costumbre. Alguna que otra demo prueba sobradamente que Nintendo ha optado por el buen camino. Hablemos en junio...

NO

Ricardo Lázaro

Nintendo siempre se ha caracterizado por ofrecer en sus consolas de cierta originalidad. El diseño del mando, y tengo que recordar que la consola en una portátil también es el mando, siempre ha evolucionado. No han sido Sony con su trilogía continuista del Dual Shock. Pero parece que esa época en Nintendo ha acabado, y ahora tenemos una DS, casi idéntica en diseño más potente y con la característica "revolucionaria" de las 3D sin gafas.

El problema es que estas 3D sin gafas no funcionan lo bien que deberían. Sobre ello ya hablé hace un tiempo. Así que la consola a priori no me convence. No aporta demasiado y encima no tiene juegos que marquen la diferencia.

Porque lo que hay que tener claro es que lo que hace grande una consola es sus juegos. Y la 3DS tiene un catálogo de lanzamiento muy mediocre. No solamente porque tiene poco y no destacable, también porque la mayoría son remakes o ports. Escasa originalidad y calidad tiene este catálogo de lanzamiento. Lo peor de todo es que dentro de unos meses tampoco vamos a encontrar nada interesante.

Es cierto que las consolas suele costarles despegar a la hora de ofrecer un software puntero pero creo que en este caso es mucho peor. Habrá que esperar un año o algo más para ver si la consola empieza a ofrecer cosas interesantes, a día de hoy no lo hace. Además no podemos olvidar que tiene un precio abusivo.