Avanzamos Top Spin 4

Este medio día 2K ha presentado Top Spin 4 en la majestuosa Torre Espacio de Madrid. Después de quedar asombrados por las imponentes vistas, todos nuestros sentidos se posaron en la cuarta entrega del simulador tenístico por excelencia. No negaré que mi aproximación estaba viciada por ciertos prejuicios tras una tercera entrega solvente pero poco destacable.

El propio director del juego reconocía haber escuchado muy atentamente las críticas en torno a Top Spin 3, haciendo todo lo posible por erradicarlas en una nueva entrega que, como longeva iteración que es, podría tacharse de injustificable. La negativa premisa se erradicó a los pocos minutos: sí, estamos ante un Top Spin en toda regla, atesaronte de ese "algo" que hiciese grande al primer título.

La gran innovación de TS4 es sin duda su explicitud didáctica, esto es, seguimos estando ante el mismo exigente simulador que de costumbre, pero aquí nada se dá por supuesto. El juego es mucho más accesible que su antecesor (una de las quejas más reiteradas en la franquicia). Nuestros partidos están monitorizados en todo momento, desde la potencia de golpeo al punto de la pista en que impactará la bola pasando por la correción del timing.

Cual juego musical, varios indicadores nos informarán con un "demasiado pronto, perfecto o demasiado tarde" tras cada raquetazo. La presión que ejerzamos sobre los botones de efecto vuelve a ser clave, sólo que ahora todo es mucho más explícito y por tanto nuestras primeras partidas menos frustrantes. -Cualquiera puede coger el mando y disfrutar jugando desde el primer minuto... ya tendrá tiempo de mejorar su técnica -aseguraban los responsables del producto.

En este sentido la Top Spin Academy volverá a sernos de gran ayuda, con 26 lecciones de dificultad creciente que nos enseñarán los fundamentos básicos del deporte y su implementación en el juego: -No sólo explicamos cómo se juega, sino también por qué.

La accesibilidad también estará presente en la modalidad online, seña de identidad de la serie, que nos garantiza victorias desde el primer minuto gracias a un remodelado sistema de matchmaking. Ya no es necesario jugar intensivamente offline para evitar palizas de órdago al conectarnos a alguna de las tres modalidades disponibles, que van desde la exhibición casual al hardcore World Tour.

En lo que respecta al modo Carrera, acusado de monótono en su día, se ha hecho todo lo posible por adecentarlo con una gran variedad de eventos de preparación y torneos mensuales. Jugándolos vamos acumulando experiencia (que ganamos en todas las modalidades, tanto offline como online) con la que ir subiendo de nivel a nuestro jugador.

Vuelven a entrar en juego los atributos, hasta un total de 8 divididos entre habilidades técnicas y físicas. Lejos de resultar banales, su consideración será determinante durante el gameplay: según lo equilibrados (o no) que se encuentren desarrollaremos un estilo de juego u otro, pudiendo especializarnos en servicios y voleas, juego ofensivo o juego defensivo: -Todos los estilos están representados y resultan eficaces por igual.

Curiosas también las guías de estrategia, que nos marcarán los parámetros asociados a algunos de los más famosos tenistas. Top Spin 4 incorpora 25 jugadores de primer nivel como Rafa Nadal, Roger Federer, Serena Williams, Novak Djoković o Boris Becker y nos permite jugar en Grandes Slams como el U.S. Open, Roland Garros o el Open de Australia.

La recreación de jugadores os sorprenderá al momento, no sólo por el parecido con sus homónimos reales, sino también por sus calcadas reacciones ingame. Las animaciones son mucho más realistas, incrementándose notoriamente. Físicas de pelo y rope no son excepción: todo se mueve de forma natural por exigencias de la práctica. Concluimos que gráficamente es un producto muy pulido, con una ambientación excepcional y pistas que dá gusto ver desgastarse.

Destacan por último tres aspectos: en primer lugar la figura del entrenador, que mejorará nuestro personaje tras cumplir según qué objetivos y está pensada como un atajo hacia ciertas habilidades. En segundo lugar el nuevo modo "party": King of the Court, para organizar torneos rápidos con nuestros amigos y por último el célebre editor.

Su simplificación nos permitirá crear a nuestro tenista en minutos, partiendo de numerosos prediseños. A partir de ahí su especificidad dependerá de nosotros: podremos cambiarle simplemente el color de los ojos o hacerle un lifting completo del contorno facial gracias a las opciones más avanzadas. Pura ostentación personalizable. Hasta podemos decidir su temperamento, no decimos más.

¿Conclusión? Top Spin 4 nos ha gustado mucho. Ha mejorado aquello que tenía que mejorar y se antoja candidato a mejor simulador de la temporada, pero uno de esos amables con los recién llegados, aquellos que como un servidor no suelen ser muy amigos del purismo deportivo en videojuegos.