David Milch adaptará Heavy Rain a la gran pantalla

En videojuegos estamos tan poco acostumbrados a que nos cuenten buenas historias, que a nada que se esfuercen nos ganan sin remisión. Es lo que ocurrió con Heavy Rain, uno de mis títulos predilectos. Aún con todo, nunca he reconocido abiertamente la evidencia: su guión es bueno, pero nada que no hubiésemos visto ya. Asesino en serie, sospechas, conclusión final más o menos "sorprendente". Vamos, la típica TV Movie de un domingo por la tarde.

Así las cosas, por mucho que tenga ganas de ver como adaptan al cine un juego que ya de por sí resulta de película (literalmente) no sé yo si va a tener mucho tirón entre el gran público, que se topará con una trama poco original. ¿Los fans del juego? Si van a contarnos exactamente lo mismo acudiremos por curiosidad, pero dudo que logren impresionarnos sabiéndonos el cuento de cabo a rabo.

Pobrecito del actor que tenga que interpretar la escena de la estación eléctrica... anyway ya sabemos qué guionista se encargará de adaptar lo último de Quantic Dream al cine. Será David Milch, con Bob Shaye y Michael Lynne como productores. La cinta se apodará "Rain" y la propia Warner Bros. está implicada en su rodaje.

Milch comenzará a escribir justo tras la primera temporada de "Luck" la serie sobre carreras equinas de la que es creador y productor ejecutivo.

Para quienes no tengan mucha idea del argumento de Heavy Rain (¿en serio?) resumir que narra la desaparación de varios infantes a manos del llamado Asesino del Origami, siendo nuestro objeto evitar una nueva víctima y desenmascarar al responsable. Cuatro protagonistas, cada uno con sus propias motivaciones, bajo nuestro control: cada decisión determina significativamente el rumbo de la historia. Dicha interacción, que hiciese grande al título, se perderá rumbo a la gran pantalla y con ella el principal aliciente implicatorio.

De Milch dicen que su "capacidad para transformar historias intensas y complejas en dramas popupalres" le hace perfecto para el proyecto. Tengo ganas de juzgarlo, pero mucho me temo que no será pronto.