Ecetia Labs: Gran Turismo 5

Hace una semana salió por fin Gran Turismo 5 después de seis largos años. En parte, muchos usuarios se sintieron decepcionados con el juego que tanto tiempo habían estado esperando, por eso escribí la entrada sobre mi decepción con Gran Turismo 5. Pero hoy tras haber jugado muchas más horas me atrevo con un análisis que pretende ser objetivo y muy detallado.

Analizar Gran Turismo 5 es una tarea complicada si quieres ser crítico y "profesional". Hablar negativamente sobre él conlleva una serie de críticas per se. Nunca he tenido que justificarme antes de hacer un análisis pero cuando hablamos de este juego, primero hay que calentar bien los neumáticos para no salirte en la primera curva. Así que ahí va, he jugado a todos los Gran Turismo. Soy un fan de la saga y concretamente a Gran Turismo 4 le dediqué horas y horas; tanto tiempo que al final conseguí el 100%. Así que cuando hablo de Gran Turismo, sé muy bien a lo que me refiero.

Por otro lado soy un aficionado a los juegos de conducción, sobre todo a los de simulación. En consolas hay muy pocos pero obviamente tendremos que comparar dichos juegos con Gran Turismo 5. No se puede analizar un juego sin comparar con los referentes del género. Eso sí, no vamos a ser injustos con Gran Turismo 5, nadie va a hablar de simuladores de PC porque están en otra liga.

Después de esta breve advertencia, comenzamos con el análisis de Gran Turismo 5 de Polyphony Digital.

Los primeros pasos

Lo primero que nos "sorprende" cuando introducimos el Blu-ray en la consola es la instalación de aproximadamente 50 minutos. Curiosamente el sistema que nos va avisando del tiempo restante no funciona bien, y nos podemos quedar minutos esperando mientras en la pantalla se mantiene la lapidaria frase de "quedan 10 minutos". Seis años y no son capaces de poner un sistema de instalación que no engañe al usuario en cuanto al tiempo restante. No obstante esto tampoco tiene mayor importancia, simplemente dejarlo instalando mientras hacéis otra cosa es lo recomendable.

Lo que no es anecdótico son las cargas tan grandes que debemos sufrir a lo largo de todo el juego. Desde pasar a un menú hasta entrar en una carrera, estas últimas son las cargas más dolorosas. Pueden tardar perfectamente hasta 30 segundos. Además hay unas pequeñas instalaciones según vamos jugando. No entiendo porque no se permite desde el principio una instalación total. Respecto a la navegación por menús se hace bastante pesada por estas cargas. No obstante visualmente es muy atractiva y aunque un poco engorrosos está todo muy bien organizado.

La conducción

Este es el punto fuerte de Gran Turismo 5. El realismo con la conducción es sobresaliente. Sin duda, un referente en este aspecto. Como siempre es mejor probarlo con volante que con mando, ante esto no hay duda. Pero si juegas con mando también puedes disfrutar de la conducción. Cada coche tiene su comportamiento, como no puede ser de otra forma, cada pieza que cambiemos se va a notar en el rendimiento y en la conducción del coche. Vamos, todo lo que podemos decir de un simulador. Además se ha incluido la lluvia que afecta obviamente a la conducción y es algo que, por ejemplo, Forza Motorsport 3 no incluye.

Eso sí, hay que poner algunos peros. El más evidente es el sistema de colisiones y daños que es un tema que trataremos en el siguiente párrafo por su vital importancia en un juego de este tipo. Como sucedió en Gran Turismo 4 las pruebas de rally no estaban a la altura. El comportamiento del coche en grava se aleja mucho del realismo de juegos que se dedican justamente a eso, a los rallies. Más que grava parece nieve por como los coches pierden tracción. Sinceramente no está a la altura del realismo del título, deberían excluirlo hasta que ofrezcan una experiencia satisfactoria en la conducción sobre otras superficies que no sea asfalto.

Sistema de colisiones y daños

El gran talón de Aquiles del juego es el sistema de colisiones y de daños. Siempre ha sido asunto de mofa, la técnica de usar los guardarraíles para tomar la curva o el efecto pinball cuando colisionamos. En Gran Turismo 5 esto se mantiene pero se ha mejorado un poco. Ya no nos conviene tanto tomar las curvas a lo loco.

Lo que no ha cambiado nada de nada, es que los accidentes no tienen repercusiones mecánicas en el coche. Algo fundamental si tienes pretensiones de simulador. En esto Forza Motorsport gana por paliza pues siempre tienes que tener cuidado en todas las curvas o al adelantar a un rival porque un golpe fuerte, puede arruinar una carrera. En Gran Turismo 5 no ocurre eso, si vas ganando por mucho puedes hacer cualquier barbaridad que no tendrá consecuencias. Al parecer estos daños mecánicos se incluirán en una actualización este mes, ¿pero no debería estar esto ya incluido en el juego? Parece que seis años es poco para el señor Yamauchi.

Aspectos técnicos

El juego en este aspecto se muestra con claros y sombras como en casi todos los demás apartados. Por un lado tenemos unos modelados y unas texturas de coches impresionante junto a unos circuitos espectaculares que se ven en las repeticiones de una forma inmejorable. Aquí el pero habría que ponerselo a las sombras que tienen dientes de sierra y algún efecto extraño que no queda muy bien.

Dentro de toda esta excelencia, nos encontramos con otro de los defectos más importante de Gran Turismo 5. Si los coches premium tienen una carga poligonal enorme, unas texturas espectaculares y están muy detallados; no pasa lo mismo con los coches estándar. Estos son la inmensa mayoría, el 80% del computo general y están muy mal hechos. Su carga poligonal es ridícula y sus texturas de otra época. Hay diferencias dentro de estos coches, hay algunos que tienen más trabajo y otros que menos, pero los peores rozan la pasada generación, de hecho son coches rescatados de anteriores entregas pero con un lavado de cara. La pena es que ese lavado de cara ha quedado en muy poco, eso sí, tenemos 200 coches que no tienen parangón con cualquier otro juego de conducción.

En cuanto a las desperfectos visuales en la carrocería también hay que agradecer el esfuerzo de incluirlos por primera vez en la saga pero no se ha hecho todo lo bien que se podría. Para empezar los daños en el modo GT se van implementando según nuestro nivel de conducción. Esto es totalmente absurdo, los daños deberían estar incluidos al máximo desde el primer momento. Respecto a los daños cuando ya están activados son bastante más evidentes que en Forza Motorsport 3 pero no son para nada realista. La carrocería se deforma como si fuera chicle dando como resultado, coches casi surrealistas. Los coches estándar también se deterioran pero de una forma mucho menos profunda y menos realista, lo dicho la carrocería parece de un material plástico.

La IA vuelve a suspender. Los vehículos van por su trazada, no importándoles nada quien esté delante. Así que los golpes absurdos se repiten. Esto es desesperante en el modo B-Spec donde tenemos que dirigir a un piloto, la pena es que el piloto es incapaz de hacer un adelantamiento en condiciones, ni siquiera en plena recta aprovechando la superioridad en velocidad punta.

Así que por un lado, tenemos un aspecto gráfico espectacular, con unas repeticiones que quitan el hipo pero por otro lado, muchos fallos y muchos detalles que no están lo pulido que debieran. Por no nombrar el asunto de los coches estándar que es lamentable y que sienta un precedente, no quiero pensar que esta idea de bombero se propague como un fuego destructor por otros juegos del género.

Modos de juego

Para empezar el Modo Arcade como siempre, con sus pruebas de carrera, contrarreloj y con la inclusión ahora del modo derrape. Otro modo que se ha mantenido afortunadamente, es el de partida dividida algo que muchos juegos prescinden ultimamente y que no viene mal tener ahí para cuando vengan los amigos.

El editor de circuitos no es tan complejo como hubiéramos querido. Simplemente genera una serie de pistas según nuestras preferencias. Primero elegimos un "tema" que es la ambientación del circuito y que está basado en circuitos que ya están creados y simplemente podemos decidir el clima, la hora, el número de sectores y en cada sector podemos elegir su dificultad, la anchura de la pista y la pronunciación de las curvas. Lo demás lo genera automáticamente la consola. Así que es un añadido del que se puede prescindir totalmente.

El Modo GT vuelve a ser el rey de este juego. El modo principal y el que nos tendrá más horas pegados al televisor. El número de coches, 1.000 en total y el gran número de pistas lo convierte en un juego con unos números que casi asustan. Me sorprende, eso sí, lo poco que se ha hablado de este modo y de sus carencias. Para empezar está lo principal de todas las entregas de Gran Turismo: las pruebas, los carnets, el concesionario, los coches de segunda mano, el taller para modificarlos y las pruebas especiales.

Por lo que podemos decir que es un modo muy completo. Las pruebas de kart, rally y nascar le dan ese punto variado que sienta bien al título. Como suele acostumbrar la franquicia completar este modo al 100% es un verdadero desafío, sobre todo por el tiempo que nos puede llevar.

Pero aquí acaba lo bueno y empiezan otras cosas que no están bien incluidas. Las competiciones se quedan un poco cortas respecto a anteriores entregas y son la mayoría muy restrictiva. Hay pocas competiciones abiertas a coches de todo tipo y hay mucha que nos restringen por el año del coche, su procedencia, su peso o incluso por marca o modelo. Lo que significa que no tenemos tanta libertad para poder progresar, además de que los premios son mucho más reducidos y no podemos acceder a los mejores coches, a pesar de llevar jugando muchas horas. Este desarrollo lento se ve aun más entorpecido por el sistema de niveles, similar al que se puede ver en Forza Motorsport, pero que aquí se convierte en un estorbo. Deberemos repetir muchas carreras para poder subir de nivel y acceder a otras. En ese sentido el Modo GT de Gran Turismo 4 era muchísimo mejor, algo que insisto, es imperdonable en un juego de seis años de desarrollo. Sinceramente no entiendo en que se ha ocupado el tiempo.

Dentro del Modo GT está el B-Spec, totalmente prescindible. En este modo tendremos que tener un piloto y dirigir sus carreras. Teniendo en cuenta las pocas posibilidades que tenemos en carrera para darle órdenes son muy escasas, que la IA de nuestro piloto es lamentable, que es muy poco competitivo y que tenemos que estar pendientes en todo momento sin poder acelerar la carrera dando siempre las mismas cuatro ordenes; el resultado no puede ser menos atractivo para el jugador.

El modo on-line está dentro de lo que funciona pero sin alardes. Quizás a estas alturas se debe esperar más de un multijugador, en el cual faltan hasta un matchmaking. Una vez que sales de una sala, te lleva directamente al menu GT. Un diseño tan mal pensado no se entiende tras seis años de desarrollo. Para empezar debería estar fuera del modo GT, en un menú aparte y para seguir, cada vez que saliéramos de una sala deberíamos volver al lugar donde podemos elegir entre salas. Lo que sí está muy bien es la comunidad, el lugar donde podremos ver como les va a nuestros amigos en el modo GT o regalarles un coche o escribirles en su "muro" o mandarles un mensaje.

Conclusiones

8/10

Puede parecer una vez leído el análisis que es un mal juego pero esto no es cierto. Gran Turismo 5 es un juego notable. Lo que pasa que es muy poco para un título que aspira a tanto, casi a la perfección. Además es un título que pese a los seis años de desarrollo parece inacabado, tiene muchos detalles que parece que ha salido con prisa. Esperemos que en próximas actualizaciones del juego consigan mejorar algunos aspectos que realmente lo necesitan.

Gran Turismo 5 es capaz de lo mejor como los coches premium, el realismo de la conducción, el número de coches y pistas pero también de cosas muy negativas como los coches estándar indignos de esta generación, el abuso de las cargas, las el Modo GT mal estructurado, online que queda muy corto... Eso sí, que a nadie se le olvide que estamos ante el mejor simulador de conducción en PS3. La sensación al conducir estos coches difícilmente puede ser más realista. Un juego que van a disfrutar los amantes de la saga. Como juego tiene fallos imperdonables si tenemos en cuenta que han sido unos seis años de desarrollo, como he repetido innumerables veces, no lo entiendo.