Probamos de nuevo Kinect en la reapertura de Serrano

El pasado sábado se inauguró la calle Serrano de Madrid después de las obras. Para quien no conozca la capital española que sepa que es una de las calles más importantes de Madrid, situada en el Barrio de Salamanca; el lugar donde están las tiendas más exclusivas y más caras. Para la inauguración se hizo una pequeña fiesta donde todos los madrileños pudieron pasear con tranquilidad por la calle. Muchas empresas montaron sus tinglados y entre ellas Microsoft con su Casa Kinect, la misma que primero pasó por Bilbao y luego Sevilla. Kinect estaba allí para que lo probara todo el mundo que quisiera.

Así que no podíamos faltar a la cita y volver a jugar Kinect. Os recuerdo que ya lo probamos varios editores de Hipertextual cuando todavía se llamaba Natal. Incluso debatimos sobre ello en una Perspectiva Ecética especial. Las sensaciones fueron muy positivas aunque había algunos peros.

Y esta vez, ¿qué nos ha parecido? Pues nos sigue gustando pero de momento somos escépticos ante las posibilidades del producto.

Me sorprendió en primer lugar la acogida de la gente. La casa estuvo llena en lo que estuvimos allí. Los chicos pequeños fueron en general quienes maás disfrutaron pero sus padres tampoco puede decirse que se aburrieran. En ese sentido, se ve el potencial como una plataforma para toda la familia, para que se diviertan los más jóvenes y los más mayores.

En cuanto a los juegos que más se jugaron. Kinect Adventures fue un rotundo éxito. Los dos minijuegos que más se probaron fue el de la balsa que desciende unos rápidos y con nuestros movimientos debemos dirigirla. La gracia de este modo es que es cooperativo y tienes que estar bien coordinado con tu pareja para conseguir el máximo de puntos posibles. El otro minijuego era competitivo. Se trataba de esquivar obstaculos, conseguir monedas mientras vamos en un pequeño carrito a raíles. Muy sencillo pero divertido.

Los que parecen más soso son los de Kinect Sports. Los juegos que se pudieron ver fueron el ping-pong y el de bolos. Ambos muy similares a lo que hemos podido ver en Wii Sports o a la copia de Sony cuyo nombre no quiero acordarme. Un juego que probamos fue el Kinect Joyride, una especie de Mario Kart pero donde usaremos las manos como si cogiéramos un volante. Cuesta coger el tranquillo al principio al control y no creo que supere al joystick en su precisión.

Sin duda, el más sorprendente fue el juego de Harmonix, Dance Central. Los más valientes se atrevieron a probarlo. La detección que hace de los movimientos de baile es sorprendente. La dificultad puede ser más que un reto, a poco que no imites 100% el baile, el juego te penaliza. También tiene un modo fácil para que no nos desmotivemos. Pero la verdad que el juego parece una gozada, parece el Rock Band del baile.

A la prensa asistente se nos mostró cómo "ve" Kinect. Es decir, como es capaz que distinga a las personas y detecte sus movimientos. Es realmente sorprendente como capta sin ningún fallo a todos los asistentes que había, mucha gente delante de la televisión, diferenciaba a los jugadores de espectadores y se veía a cada persona con un color. De cada jugador detectaba gran número de puntos de su cuerpo con los que formaba un esqueleto virtual que es el que se refleja en el juego.

Habiendo hablado de todo lo bueno no podemos olvidar los fallos. Y es que en algunos momentos la detección de movimiento tiene algunos fallos. Al probar por ejemplo el Joyride me daba la impresión que a veces no respondía como debiera. Por otro lado el pequeño lag se sigue haciendo patente, son unas décimas. La verdad que hay que estar muy atento para notarlo, simplemente hay que hacerlo todo un poquito antes. No creo que afecte a la jugabilidad, afortunadamente.

Kinect promete ser divertido, tecnológicamente asombra y es una puesta innovadora. La pregunta que yo me sigo haciendo, ¿se dará un paso más con juegos realmente interesante? ¿El jugón de toda la vida podrá encontrar juegos complejos con los que le asombren? De momento hay un juego muy serio que es Dance Central y otro muy divertido, con un toque party que no tiene porque ser malo, Kinect Adventures.