Hipertextual Labs: Dead Rising 2

Dead Rising 2 es un juego que llegó al mundo con una pesada carga. Conseguir mantener la gloria que lograra hace años su hermano mayor. Y para conseguirlo, Capcom apostó por que Blue Castle Games pudiera revivir esa magia que matar un buen puñado de zombies nos puede hacer sentir.

En el juego te meterás en la piel de Chuck Green un hombre con un grave caso de mala suerte. Resulta que a la esposa de nuestro protagonista le mordió un zombie y antes de que pudiera hacer nada pasó a formar parte de la banda de los no muertos. Y como si eso no fuera para estar amargado toda una vida, la esposa le dejó un regalito en forma de morder a su pequeña hija Katey, con lo que ahora Chuck deberá conseguir una medicina carísima para que la niña no se transforme en zombie.

Estos eventos llevan a nuestro protagonista a formar parte de un concurso llamado Terror is Reality donde 4 concursantes compiten por asesinar zombies a mansalva de diferentes maneras en un ambiente controlado y el que gana la mejor puntuación se lleva el dinero. Chuck compite incansablemente para conseguir pagar el zombrex de su hija cuando de repente algún insano mental suelta a los zombies por el centro comercial donde se lleva a cabo la competición y empieza la pesadilla.

Lo que me gustó

Para mi lo mejor de Dead Rising 2, es que consigue volver a ponerte a sudar pensando en sobrevivir. Estás en Fortune City y tienes que recorrerlo de pe a pa para conseguir limpiar tu nombre (te echan la culpa del escape de los zombies). Pero la cosa no es tan fácil, en el camino tendrás que conseguirle las dosis de zombrex a Katey, salvar a los inocentes que te encuentres por los alrededores y mientras evitar terminar convertirte en comida de zombies.

Tu mayor problema será el tiempo, al igual que en la vida real te parecerá que nunca sobra. Siempre tendrás miles de cosas por hacer y un tiempo limitado, así que si quieres usarlo de manera optima tendrás que planificar muy bien tus actividades. Eso sí, por armas no tendrás que preocuparte, tienes a tu disposición un centro comercial lleno de las cosas más dispares que podrás utilizar para machacar sin piedad a los enemigos que te surjan por el camino.

Gran parte de la diversión de este juego está en las armas, hay una variedad increíble de cosas. Desde una botella de champu hasta una espada. Pero lo mejor de todo es que, a diferencia del primer juego, puedes combinar varios objetos para crear alguna arma mucho más mortífera. A lo largo de juego te encontrarás con un montón de talleres diseminados por el centro comercial en los que podrás transformar (por ejemplo) un simple tubo con unas béngalas en una especie de bazuka destructora, unos guantes y aceite en puños de fuego, en fin, que por armas no vas a parar y créanme cuando les digo que van a necesitar cada una de ellas para aprovisionarte de manera definitiva.

La mejor manera de encontrar los componentes necesarios para armarte hasta los dientes es explorar el centro comercial y perderte en sus tiendas. Con el tiempo comenzarás a recordar los lugares exactos a los que tienes que ir para buscar esos platos que te van a servir para crear una maquina lanzadora o el balde para crear el machacacerebros. Y por si fuera poco y te va la moda (o la falta de ella) tienes un buen montón de tiendas de ropa en las que se te permite personalizar el aspecto de Chuck y convertirlo en todo un caballero, en un surfero o darle un aspecto de rapero, todo a tu gusto. Hasta podrás combinar diferentes comidas y bebidas para crear cocteles energizantes que te ayuden en tu aventura.

Otro punto positivo del juego es que la IA de los sobrevivientes a los que tienes que salvar no es nefasta. Aún así puede ocasionarte un problema o dos (más que todo por algún disparo perdido) pero en general pueden defenderse correctamente y siguen tus instrucciones que ya es bastante decir, lo que hace que la experiencia sea en general divertida y que te molestes mucho si no consigues salvar a uno. Te ayuda a la inmersión.

Cada escenario por el que transites estará lleno de zombies y el plural es importante porque estamos hablando de cientos de ellos en pantalla moviéndose y esperando a que pases para darte un buen bocado. Los jefes te van a sacar los colores porque son difíciles. De hecho muchas veces te encontrarás con ellos de frente cuando menos lo esperas y terminarás tres metros bajo tierra a menos que cuentes con mucha suerte, porque para vencer a estos locos requeriras de una buena estrategia, armas fuertes y algo de comida en tu inventario.

Lo que no me gustó

Hay cosas que no están tan finas, por ejemplo, muchas veces te toparás con estanterías llenas de cosas y querrás coger uno de los artículos. Lo cierto es que terminarás agarrando todo menos lo que querías y eso no es necesariamente malo si tienes tiempo para volverlo a intentar, pero cuando hay 20 zombies detrás tuya intentando comerte y estás en un apuro por conseguir comida se puede volver una pesadilla.

Otra cosa que le quita puntos al juego son las interminables líneas de diálogo que tienes que tragarte con los sobrevivientes. Serían puntos fuertes si aportaran a la historia, pero lo cierto es que más bien terminas aburrido porque son monótonas y hay que pulsar "Y" en multitud de ocasiones. Fue algo que me resultó bastante pesado a medida que iba salvando gente.

Hay un poquitin de popping en el juego. De vez en cuando te encontrarás con que se te aparece de la nada una sombrilla, un arbol o un zombie, pero no está muy acenturado así que tampoco es que lo notes mucho.

Dead Rising 2 es un juego para la gente paciente, se cuece a fuego lento, en un principio prepárate para batallar un montón y fustrarte un par de veces. Es parte del encanto, a mi no me parece que este aspecto sea especialmente negativo, pero si quieres algo que puedas jugar y entender a la de ya este juego no es lo tuyo.

Por último los tiempos de carga entre secciones del centro comercial es más larga de lo que podría ser aceptable. Es una lástima porque te saca del ritmo de juego.

La experiencia on line

Jugar en línea es bastante divertido. Me ha gustado porque cada partida te lleva a competir con otros tres jugadores en 4 especie de minijuegos que varían de una partida a otra. Cada mini juego te hace ganar un puntaje que se suma al final para decidir al ganador.

Entre los juegos está por ejemplo Ramsterball en la que te convertiras en un hamster viviente corriendo dentro de una bola. Cada jugador corre en una bola de diferente color y el que este "activo" podrá tocar unos pilares que dan puntaje mientras los demás intentan tocarlo para activarse ellos. También está Sand up Zombie en el que debermos vestir la mayor cantidad de zombies con tres diferentes accesorios o Slycecycles donde subirás a una motocicleta equipada con motosierras para cortar no muertos por la mitad.

Las partidas son bastante ágiles y aunque los juegos son sencillos te terminas picando. No creo que la ilusión te dure muchísimo pero seguramente pasarás momentos divertidos.

Conclusión

8/10

Si te gustó el primer juego, Dead Rising 2 te va a encantar, porque aunque pierda el factor sorpresa es un juego que mejora lo justo y necesario para que te den ganas de gastar tu sueldo. El compendio de armas a usar y la dificultad te mantendrán enganchado y hasta te harán renegar un poquito pero sin volverte completamente loco. Es una de esas torturas dulces por las que nos encanta pasar. Compra recomendada sin ninguna duda ¡que empiece la matanza de zombies!