Kojima e Inafune están entusiasmados con una 3DS… cuya potencia gráfica se ha sobrevalorado, dice Miyamoto

Una de cal y otra de arena. Eso es lo que nos da Miyamoto con sus últimas declaraciones que me han dejado en parte bastante frío, pensando si la expectación que ha traído consigo consigo 3DS (comparable a la que en su día sentimos con las presentaciones en sociedad de DS y Wii) no terminará derivando nuevamente en decepción.

Por una parte nos alegra leer al genio de Nintendo diciendo que toda la industria japonesa, sus grandes nombres, está volcada en este nuevo sistema y que magnánimes de la talla de Kojima e Inafune preparan grandes proyectos (uno de ellos el propio Resident Evil que pudimos ver en el E3) que seguro nos dejarán con la boca abierta:

Mr Kojima de Konami y Mr Inafune de Capcom están deseosos de desarrollar para el sistema y en estos momentos plantean posibles proyectos con sus equipos principales.

Por otra parte, sin embargo, no tranquiliza nada que el padre de Mario reconozca que la máquina podría traer consigo un desengaño gráfico importante ya que muchas de las demos técnicas mostradas en el E3 lucían un apartado gráfico por encima de las posibilidades reales de la consola:

Desde un punto de vista gráfico puede parecer, por los shaders que hemos implementado en la Nintendo 3DS, que gráficamente es muy poderosa pero creo que su potencia está un poco más equilibrada en realidad.

Es cierto que entre Kid Icarus y Metal Gear Solid 3DS la diferencia gráfica era abismal, por lo que no dudamos que la mayoría de títulos se acerquen visualmente más al primero que al segundo, la cuestión es si la portátil puede realmente desplegar el poderío gráfico que nos maravilló en la demostración de Konami o simularlo, algo a lo que también puede estar refiriendose Shigeru.