Probamos el multijugador de Assassin’s Creed: Brotherhood [E3 2010]

A todos los amantes de las aventuras de Altair, Ezio... Desmond a fin de cuentas (que aunque se nos olvide él es el verdadero protagonista de Assassin's Creed) se nos había pasado más de una vez por la cabeza la idea de un modo multijugador para la franquicia. Algo que encajaría perfectamente en la mecánica de juego y aseguraría no pocas horas de diversión saltando de tejado en tejado en pos de dar muerte al jugador de turno. Encajaría y encaja.

Ubisoft, de la que admiramos su excelente organización en este E3 por cierto, también había pensado en la citada posibilidad y comenzó a gestarla justo antes de terminar el desarrollo de Assassin's Creed 2, cuando se le ocurrió desarrollar una secuela directa ambientada en Roma con juego online como principal justificante.

Lo cierto es que desde el principio este Brotherhood nos olió a excusa pero es que nos da igual. El espectacular trailer que los galos mostraron en su conferencia fue el responsable. A Ezio se le ha cogido mucho cariño en muy poco tiempo y Assassin's Creed 2 quedará desde ya como uno de los grandes representantes de esta generación por muchos motivos ¿cómo no íbamos a querer más?

Más allá de lo prometedor que se presenta el modo para un jugador vamos intentar explicar brevemente en qué consistió la partida multijugador que tuvimos ocasión de probar en Los Ángeles y si la inclusión de este modo merece la pena tanto como parece: en la demo jugamos seis personas al mismo tiempo en una carrera por asesinar al mayor número de adversarios posible.

Elegimos personaje, elegimos habilidades y armas y nos disponemos a corretear por el amplísimo escenario buscando cumplir el encargo que se nos hace: asesinar a un determinado rival. Un indicador en la parte inferior de la pantalla nos señala lo próximos que estamos al objetivo y otro si estamos a punto de ser cazados por quien va tras nuestra vida. Así una vez hayamos cercado al enemigo, debemos abordarlo sigilosamente al tiempo que vamos guardándonos las espaldas del resto de asesinos.

Al finalizar la cuenta atrás el jugador con más encargos solventados gana. Si matamos a un civil se nos desincroniza y ofrece un encargo nuevo, igualmente si nos vemos acorralados tenemos varias vías de escape, pudiendo cerrar puertas tras nosotros que quien nos persigue no puede abrir o escondiéndonos en lugares ya típicos de la saga como los carruajes de paja.

Como véis la fórmula es simple, aunque es obvio que habrá muchas más tipologías de juego de las que nada supimos en la feria. ¿Valoración final? una de las demostraciones más entretenidas que probé, los seis desconocidos que jugamos a la vez en el stand terminamos riéndonos de lo lindo y conversando sobre tal o cual asesinato (desde el punto de vista jugable por supuesto) como si fuésemos colegas de toda la vida, creo que ese es el mejor indicativo de que Ubisoft va por buen camino con el regreso de Ezio Auditore.