Avance de RAGE [E3 2010]

Una de las presentaciones más jugosas de la feria fue RAGE, que uno de sus máximos responsables nos mostró a puerta cerrada durante quince cortos pero intensos minutos en los que pudimos hacernos una idea de qué vamos a encontrarnos en este ambicioso proyecto de id Software.

Para poneros en situación os diremos que, a tenor de lo mostrado, RAGE es un shooter articulado en torno a un mundo abierto que recorreremos a pie o a bordo de varios bólidos (completamente personalizables) entrando y saliendo de las diferentes zonas de juego. En éstas nos esperan exploración e interacción así como intensísimos combates cargados de estrategia y mecánicas a las que enfrentarnos gracias a un amplísimo arsenal de armas, a las que sacaremos provecho haciendo uso de los elementos dispuestos en los escenarios (completamente interactuables).

Nosotros controlaremos a Jason, superviviente de una catástrofe natural que ha dejado tras de sí una estampa post-apocalíptica en la Tierra, ahora poblada por todo tipo de criaturas tan terroríficas a simple vista como en el cuerpo a cuerpo. La demostración comenzó en una vasta zona desértica de conexión entre áreas en la que pudimos apreciar las primeras excelencias del sistema de batalla y conducción.

El primer segmento de juego a visitar fue Wellspring. De ambientación similar a cualquier western, Wellspring es la típica población repleta de personas con las que entablar conversación y a través de las cuáles acceder a las muchísimas misiones secundarias que habrá disponibles (opcionalmente) durante todo el juego.

Dichos habitantes, una vez presentados formalmente, serán capaces de reconocer si hemos cambiado de vestimenta, mejorado nuestras habilidades o derrotado a un determinado clan rival para felicitarnos por ello, surgiendo así conversaciones dinámicas acordes a nuestro avance en el propio juego, algo que posibilitará una interesante conexión emocional con los numerosos secundarios que encontraremos durante la aventura. Además, en Wellspring también hay cabida para la compra y venta de objetos y los minijuegos con los que conseguir dinero extra (fundamentalmente mediante apuestas).

Como indirectamente se ha señalado, en RAGE lucharemos contra numerosos clanes, cada uno con sus peculiaridades y rutinas de ataque que identificar. En las alcantarillas de Wellspring, de hecho, nos esperaba el primero de ellos, caracterizado por integrantes de enorme agilidad (casi ninja) a los que teníamos que hacer frente mediante un poderoso armamento en conjunción con bombonas explosivas o hasta vehículos bomba en miniatura robotizados que nosotros mismos podemos guiar.

En este primer combate fuimos conscientes de que RAGE implementa una IA de primer nivel. Los enemigos se adelantaban a nuestros movimientos obligándonos a darlo por supuesto en adelante y actuar en consecuencia. No menos despiadada e ingeniosa fue la segunda sección de batalla contra un clan de desquiciados mentales caracterizados por su fuerza bruta.

La última zona de la que se dejó constancia en la demostración fue Dead City, un entorno urbano en decadencia, completamente derruido, cuya representación visual nos dejó con la boca abierta en más de una ocasión. En éste la batalla incluyó todo tipo de explosiones y decapitaciones que dieron buena cuenta de la solvencia de animaciones y enorme calidad en partículas que se gasta el engine exclusivo Id Tech 5 que se creó in expreso para este juego.

Y como toda buena demostración lo mejor vino al final cuando, tras haber derrotado a un enemigo monstruoso (también por lo enorme) el escenario completo comenzó a temblar como preludio de una amenaza aún mayor: un adversario mil veces más gigantesco que apenas podíamos abarcar con la vista y cuya derrota se aventuró todo un desafío que estamos deseando afrontar.

Es cierto no obstante que, aunque el apartado visual es excepcional, la estética ya no sorprende tanto tras ver cosas similares en títulos como Borderlands. Tampoco lo hace la mecánica sandbox aplicada al shooter y aún así nada de esto nos importa, RAGE enamora nada más ser visto aunque poco parezca tener que ver con aquellas primeras cinemáticas con las que el proyecto fue presentado (mucho más espectaculares, todo hay que decirlo).

RAGE ha sido uno de los mejores shooters del E3 y detrás están los mejores talentos del género, poco más hay que decir.