Una mujer culpa a Wii Fit de su adicción al sexo

Esta es la noticia más extravangante de cuantas he tenido que informar. Y no se trata de una broma, es totalmente verídico. Una mujer denuncia haber caído en la adicción al sexo tras un traspié jugando a Wii Fit.

La protagonista es Amanda Flowers, de 24 años de edad y residente en Manchester, que acusa a Ninendo y su Wii Balance Boad de transformarla en ninfómana -comienzan las risas señores-.

Al parecer la caída que sufrió en plena sesión de juego le dañó un nervio y eso le provocó un intenso deseo sexual que no tiene manera de controlar, viéndose "obligada" a tener sexo al menos diez veces al día. La más mínima vibración en el aire, como la de su propio teléfono móvil, la excita llevándola incluso al orgasmo.

Por si el caso no fuese ya lo suficientemente surrealista, la afectada apuntilla con esta declaración:

Sin una cura sólo me queda intentar controlar mi pasión respirando profundamente. Espero encontrar algún día a un buen macho que pueda satisfacerme.

Risas y comentarios a continuación por favor.

Vía: Destructoid