Hipertextual Labs: God of War III

Kratos es uno de esos personajes que tienes que conocer, si tuviste una PlayStation 2 en casa era compra obligatoria, y no hubo quien no alucinara en colores cuando Sony lanzó God of War II y exprimió a tope una consola que todos creíamos ya nos había mostrado lo mejor que tenía.

La saga de God of War forma parte de la leyenda de Sony y todos teníamos expectativas francamente altas ante la tercera parte de esta historia. No por nada es el capítulo que la cierra por todo lo alto y el juego tenía que estar a la altura de sus predecesores. ¿Consiguió Sony Santa Mónica elevarse por encima del hype? La respuesta en dos palabras: Absolutamente sí.

Empezaremos el juego exactamente donde lo dejamos al finalizar God of War II, con el espartano a lomos de Gaia y aliado a los Titanes para destrozar el Olimpo. Y es que destronar a Ares y ocupar su lugar como dios de la guerra no ha sido suficiente para completar su venganza y está dispuesto a deshacerse de cuanto dios se ponga entre él y su objetivo final, Zeus.

Lo que me gustó

Desde el primer segundo de juego God of War III nos demostrará de que pasta está hecho. Y es que la secuencia de introducción se quedará grabada en nuestras retinas durante largo, pero muy largo tiempo. Todo es simplemente inmenso y está en movimiento continuo. Ahí estás tú, apenas un pequeño punto entre la inmensidad de Gaia que sube al olimpo mientras todo retumba a su paso mientras tu luchas con hordas de enemigos encima de ella que en comparación con la titan parecen apenas motas de polvo.

Y si hay algo que estoy segura de que le gustará a cualquier que le ponga los ojos encima a Kratos son los gráficos. Estamos ante los gráficos más espectaculares que nos ha mostrado esta generación de consolas. Te aseguro que podrás verle hasta los poros de la piel a Kratos, simplemente han elevado la barra (que no estaba baja) a pesar de que hemos visto juegos con este aspecto cuidadísimo. Toda una declaración de intenciones de lo que puede llegara mostrar PlayStation 3.

En el aspecto gráfico el juego es simplemente impresionante, tanto si el título nos acerca al espartano y deja ir viendo como se va manchando de sangre a medida que machacamos a nuestros enemigos; como cuando la cámara se aleja para mostrarnos como un pequeñajo en medio de un inmenso pero detalladísimo escenario . El arte del juego muestra un mimo increíble, las sombras, las texturas, la iluminación, el conjunto simplemente los dejará sin respiración más de una vez.

Durante todo el juego disfrutaremos de muchas cinemáticas que nos permitirán (a parte de descansar las manos del machaque constante) adentrarnos en la historia, y les aseguro que no querrán pasárselas sin más, porque son tan bellas (al estilo más bien gore) que sería un sacrilegio pasar de largo. Y algo que me encantó, es que casi no puedes ver diferencia entre las cinemáticas y el juego en general y lo digo como una característica totalmente positiva. Así de buenos son los gráficos.

Respecto a la jugabilidad, si has jugado alguno de los dos primeros juegos te sentirás como en casa. Y es que el control bebe bastante de sus predecesores, así que te encontrarás armando combos con gran fácilidad. Eso sí, también hay alguna novedad, por ejemplo, la opción de agarrar a un enemigo y usarlo como escudo, lanzarlo contra otro enemigo, o simplemente arrancarle (literalmente) el cráneo.

Tenemos cuatro armas principales y algo que a algunos les resultará en exceso simple y a otros les encantará es que todas usan el mismo tipo de ataques, así que una vez domines el primero, sabrás que puedes hacer con los otros tres. Y es que si bien tienen características distintas (velocidad, fuerza, etc) una vez que sepas hacer un combo en una podrás hacerlo por igual en la otra.

Para cambiar entre una y otra usaremos la cruceta, pero otro añadido interesante es la opción de cambiar de arma al vuelo haciendo uso de L1 y X. Y otra cosa que les encantará es que en este juego los enemigos son más inteligentes y definitivamente estarás haciendo uso de la opción de cubrirte y hay algunas opciones francamente divertidas. Ya las probaran.

Cada arma tiene una magia diferente, y hay algunas que son una pasada. Intentando no destripar demasiado, el grito de ¡Esparta! ya no traerá a su mente solo a los guaperas de 300. Me ha parecido un detalle genial.

Respecto a los Quick Time Events, tengo buenas noticias para todos aquellos que no son demasiado amantes de ellos. Han hecho una pequeña modificación que coloca el botón que debes pulsar en el lado de la pantalla que corresponde al que ocupa el botón en el mando. Por ejemplo cuando tienes que pulsar X sale en la parte inferior de la pantalla. Es algo que ayuda muchísimo a saber que botón pulsar y que facilita que puedas destrozar bestias inmensas sin titubear, te parecerá que lo has hecho durante siglos, lo raro será que falles alguno.

Los momentos puzles del juego son pocos y no demasiado complicados, pero te vendrán muy bien para descansar los dedos y respirar un poco antes de continuar con la masacre, porque este juego es definitivamente violento, yo me encontré casi sintiendo pena de alguno de los enemigos y con los ojos semi cerrados en alguna muerte espectacularmente gore (ya saben que yo no soy mucho de violencia hardcore pero en GOW casi que lo disfruto).

En cuanto a los enemigos finales no tengo queja ninguna, son todos muy variados y definitivamente espectaculares, no sentirás que te enfrentas a diferentes versiones de uno mismo. De hecho te encontrarás disfrutando mucho de cada una de las batallas y de la historia que te van contando a medida que arrancas pedazo a pedazo el Olimpo.

Si te gusta escuchar el juego en tu propio idioma el doblaje no va a decepcionarte, es bastante bueno tanto en sincronización como en entonación (algo en lo que fallan muchos juegos). Y si eres más purista y te gusta escuchar la versión original con subtítulos o sin ellos también tienes esa opción así que por eso no podrás quejarte.

La música acompaña perfectamente bien el juego, tanto en los momentos de acción como en los de drama o los tranquilos. La banda sonora del juego ayuda muchísimo a la ambientación y siempre encaja como anillo al dedo en la situación que estamos viviento. Como complemento, hay una cantidad de sonidos de efectos que te dejará sorprendido.

Una vez terminado el juego desbloquearemos un cuarto nivel de dificultad para los que lo hayan sentido muy fácil. También desbloquearemos Los Desafíos que como su nombre bien lo dice nos darán una misión especifica que deberemos cumplir para completarlos con éxito. Otro extra que te hará desear volver a jugarlo será la posibilidad de equipar algunos de los objetos que encontraste en tu primera vuelta. No es el título más rejugable del mundo pero cada hora que lo tienes entre tus manos vale oro.

Lo que no me gustó

Más que algo que "no me gustara" tuve ganas de cambiarle el nombre a esta sección por otra que se llamara lo que me gustó menos. Y es que son detalles tan pequeños que son más por buscarle tres pies al gato. Por ejemplo, algunas secuencias de las más espectaculares son las de los titanes y con la cantidad de ellos que hay en la mitología griega pensarías que en el juego iban a sacarle mucho jugo. Solo nos tocó ver a dos, por ahí podrían haberlo echo aún más épico si cabe.

Otra cosita (que es ya más que un defecto una característica de la saga) es que la diferencia entre las armas tampoco es demasiado significativa. Y a menudo te encontrarás cambiando de arma más porque puedes que porque haya realmente una diferencia en términos de combate.

En conclusión

10/10

Los juegos perfectos no existen y yo espero con todo mi corazón que sigan sin existir durante mucho tiempo, porque el día en que podamos decir que tenemos el juego perfecto ya no cabrá espacio para la mejora y habremos llegado al tope de lo que puede dar esta industria.

Pero God of War III roza con la punta de los dedos la perfección. Tiene unos gráficos impecables que se mueven con una fluidez increíble. Esta lleno de acción ambientada en un marco histórico que la engrandece y el sistema de control es tan bueno que sientes a Kratos de manera natural e intuitiva. Si te gustaron los dos primeros vas a alucinar en colores con el cierre de la saga. Definitivamente un Must Have y me atrevo a decir que será un referente durante mucho tiempo de lo que es un buen juego.