Mario se lo pasa bien con la princesa

¿Qué pasaba cuando conquistábamos el último castillo con nuestro fontanero preferido? ¿Ese "gracias Mario" quedaba solamente en palabras? Pues parece que no. Mario y la princesa se lo pasan mejor de lo que cualquiera pudiera haberse imaginado.

Digamos que Mario necesita su viagra particular, como es una enorme seta roja y blanca. Pero un italiano fondón con una rubia de la nobleza tiene más de un problema. Y es que el subconsciente a veces juega malas pasadas.

¡Ánimo Mario! A coger muchas monedas aunque un dinosaurio ingrato siempre te puede traicionar.