Rarezas: Sega Neptune

Sega es una compañía histórica en la industria del videojuego, que a lo largo de su dilatada trayectoria ha dado grandes momentos, protagonizando una encarnizada batalla con Nintendo para liderar el mercado, y dando algunos de los mejores juegos de la historia tanto para máquinas recreativas como sistemas domésticos como las sagas de Sonic, Shenmue, Panzer Dragoon, Virtua Fighter o Yakuza. Pero también ha cometido grandes errores, mezclando la falta de suerte con la de visión comercial, pero la rareza de esta semana es algo que pudo ser un error garrafal pero fue solucionado a tiempo: Sega Neptune.

Sega Neptune

Como ya dijimos en una entrada anterior, la evolución tecnológica en los noventa dejaba por antiguo cualquier hardware puesto a la venta poco tiempo antes. Por eso tanto Nintendo como Sega se apresuraron en buscar alternativas para seguir siendo la punta de lanza tecnológica y, al mismo tiempo, mantener las plataformas que habían sacado poco antes. Así, Nintendo optó por trabajar con Sony en una nueva Super Nintendo con el CD como soporte de los juegos, así como el chip Super FX para potenciar los gráficos sin necesidad de adquirir un periférico o una nueva consola. ¿Qué hizo Sega?

No esperó a ver que hacía la competencia, y en 1991 comercializó en Japón el Mega-CD, un añadido para Mega Drive/Genesis que incorporaba un lector de CD así como mejoras a nivel de hardware a la consola original, y posibilidad de reproducir CD's musicales. Contó con pocos juegos, algunos muy buenos como Sonic CD o Snatcher de Hideo Kojima, pero por lo general fue un fracaso, que no pudo competir ni con PC-Engine, ni con una Super Nintendo que la superaba en catálogo.

Pero en Sega no se rindieron y siguieron planteando batalla. Desarrollaron otro periférico que elevaría a Mega Drive/Genesis a lo más alto del podio, al menos sobre el papel. De nombre en clave Jupiter, se trataba de crear una consola de 32bits con los cartuchos como soporte para los juegos, aunque derivó en dos proyectos distintos. Por un lado, una videoconsola de 32 bits diseñada desde cero, la que sería Sega Saturn. Y, por otro, cuyo nombre en clave fue Mars, es un periférico para Mega Drive que le daría a la consola la potencia necesaria para vivir con dignidad unos años más y hacer de enlace con la siguiente generación.

Mega Drive + 32x + Mega-CD

Este último es lo que se conoció como 32x, un add-on que se acoplaba al slot de los cartuchos en Mega Drive/Genesis, pero que necesitaba su propia fuente de alimentación y un cable adicional para conectarse a la consola. Algo bastante engorroso, y además algunos de sus juegos también requerían el Mega-CD, por lo que el gasto era considerable si sumamos la consola y los dos periféricos. El 32x había sido un fracaso comercial debido, entre otras razones, a su precio, superior a una consola sin llegar a ser más que un periférico. La consola con los 2 periféricos parecía más una cadena musical que un sistema de entretenimiento doméstico. Sega tuvo una genial idea al pensar en aunar los periféricos en una Mega Drive actualizada, algo a lo que se opuso en un principio, pero que ahora veía como necesario.

Pero, por causas que desconozco, lo hicieron por separado. Es decir, sacaron una Mega Drive con lector de CD y de cartuchos en la misma carcasa llamada Multi Mega, comercializada en 1994 y con un problema grave de diseño al no poder levantar la tapa del lector si se tenía acoplado el 32x. Eso por una parte, porque por la otra Sega pensó en una Mega Drive con el 32x incorporado, lo que se conoció como Sega Neptune a la que se podría incorporar el Mega-CD. Neptune, estando diseñada, anunciada y publicitada en diversos medios, nunca llegó a salir a la venta... ¿Por qué?

Anuncio Sega Neptune

Sega quiso abarcarlo todo, aumentando artificialmente la vida de Mega Drive/Genesis y anunciando a los 4 vientos que una nueva consola, Sega Saturn, estaba cerca. Tal fue la mala planificación de lanzamientos, que el mismo años, 1994, pusieron a la venta el 32x, Multi Mega, Sega Saturn, y quisieron hacer lo propio con Sega Neptune. Es decir, 4 sistemas con sus 4 tipos de juegos distintos. Era de esperar que, ante tal panorama, tanto el público como los desarrolladores prefirieran esperar a Saturn antes que seguir comprando periféricos para una Mega Drive que ya tenía más de 5 años de vida.

Además, la potencia y el catálogo de la combinación Neptune + Mega-CD, o Multi Mega + 32x, o Mega Drive+Mega CD+32x no era comparable a lo que ofrecía Saturn sin ningún periférico, y serían incompatibles entre sí. Por estas razones Sega Neptune nació muerta, acertadamente se tomó la decisión de cancelarlo y no pasó de ser más que un indeterminado número de prototipos funcionales que actualmente se encuentran en manos de coleccionistas privados.