Rock Band primeras impresiones

rock_band_wii_confirmed.jpg

Desde la primera vez que oí hablar de Rock Band me llamó la atención. Pero para ser sinceros pensé que no pasaría de jugarlo por ahí en casa de un amigo por dos sencillas razones:

  1. Mi piso es chico y si meto más cosas puedo salir yo
  2. Me parecía que el precio era muy alto (Y eso aun no me enteraba lo que nos iba a costar a los europeos)

Pero estando aquí en México mi padre nos ha regalado un Rock Band en su versión para Xbox 360 para jugar en familia y por supuesto era la primera en la fila para probarlo (es lo bueno de trabajar en ecetia puedo jugar alegando que estoy "trabajando").

En fin que desde hace 4 días he estado experimentando al lado de mis primos y hermanas la experiencia de Rock Band que yo definiría en dos pequeñas palabras: Diversión Extrema Y estoy aquí para contarles lo bien que me lo he pasado.

Lo primero que me impresiono fue el tamaño de la caja, porque aunque la había visto en fotografías a la hora de tenerla en tus manos parece aun más grande. Los instrumentos vienen perfectamente empaquetados y es muy fácil armarlos, vamos que si pude yo puede todo el mundo. En menos de 10 minutos ya puedes tener instalado tu set entero y estás preparado para jugar.

Los principios del juego son básicamente los mismos que cualquier otro de tipo musical, notas que descienden y que te indican el botón que debes pulsar con cierto ritmo para adquirir mejores puntuaciones. No creo que a estas alturas sea necesario dar más explicaciones sobre el sistema de juego (aunque si a ustedes les parece prudente puedo explayarme en ellos más adelante), lo digo porque a mi me aburre que me cuenten lo que generalmente ya sé porque lo explican en todos lados, así que básicamente me centrare en mi experiencia de juego que al fin y al cabo es lo que cuenta.

Rock Band

Yo desde un principio me hice con la batería. Al abrirlo estaba sola en casa así que decidí empezar a probar con el tour en solitario. La primera canción tengo que admitir que fue un mini desastre. Cuesta un mínimo hacerse con los controles de la batería (tampoco es muy difícil yo diría que a la tercera o cuarta canción ya estaba en la onda) y para más desastre yo decidí no pasar por el tutorial así que salí abucheada del lugar. Suerte que soy persistente y con más conocimiento de causa decidí volver a intentarlo.

Los controles de la batería son bastante parecidos a los de la guitarra de Guitar Hero, 5 botones en total cada uno representado por un color. 4 de ellos pertenecen a los tambores y un quinto representa el pedal. Una vez que te has hecho con ellos la diversión comienza a emerger y tocar algunas de tus canciones de rock favoritas es todo un placer. Sin embargo la verdadera diversión estaba por llegar.

Jugar a solas es bastante divertido pero jugar en banda simplemente es indescriptible. Con mi primo en la guitarra, mi hermana al micrófono, yo en la batería y la familia como público la cosa simplemente fue a más. Cada canción era un escándalo de gente cantando y aplaudiendo y cuando uno esta en ese ambiente se olvida de todo lo que no sea darle a la guitarra o la batería con precisión para que la música salga como es debido.

Y esa es la verdadera magia de Rock Band, el sentimiento de inmersión que por muy ridículo que pueda parecerle a los demás te hace sentirte como todo un rockero mientras juegas y si empiezas golpeando los tambores con timidez al final es que le das vueltas a las baquetas en los espacios largos y gozas de los pequeños espacios libres donde puedes lucirte.

Yo hice ronda por todos los instrumentos. La guitarra es básicamente lo mismo que Guitar Hero con la excepción de los mismos cinco botones en la parte baja del cuello de la guitarra que sirven para tocar los requintos. El micrófono (del cual debo admitir era bastante escéptica) también es muy divertido de usar, la pantalla te muestra los tonos y tiempos que debes seguir y en algunos momentos incluso debes golpearlo al ritmo de la música. Pero yo sin duda soy una enamorada de la batería y las ampollas que tengo en las manos pueden probarlo.

Yo destacaría en positivo la opción de elegir el nivel de dificultad por instrumento y no por banda. En casa estábamos jugando todo tipo de gente. Desde mi primo que es un hardcore de la guitarra, hasta mi tía que juega de vez en cuando sudoku pero nada más. Así que el hecho de poder elegir en cada canción que tan difícil quieres que sea de manera individual y no en conjunto hacia que el juego fuera divertido para cada uno de nosotros sin importar nuestra experiencia.

A la hora de los negativos solamente puedo encontrar dos, el precio que no es precisamente accesible y el hecho de que el micrófono tenga que manejarse con el control y no se haga mención a ello en ninguna parte del manual lo que te deja patinando hasta que se te ocurre la idea.

Desde mi punto de vista es un juego totalmente recomendable si piensas jugar en conjunto (en solitario es divertido pero también Guitar Hero que es mucho más barato y aporta más o menos la misma experiencia si lo tuyo es la guitarra).

En conclusión para mi Rock Band ha pasado de ser una curiosidad ha ser imprescindible. Me lo he pasado como una enana en estos días, vamos que he dejado todos los demás de lado y de momento pienso seguir así.