Loatheb es una carta que ha cambiado totalmente el paisaje de Hearthstone. La que podríamos llamar como "la nueva Sylvanas" de Naxxramas supone una modificación importante en el metajuego de este título de Blizzard. Hoy te explicamos por qué.

¡No te pierdas nuestro contenido!
4 de septiembre de 2014, 10:29
Temas: HearthStone

En el momento que Loatheb fue desvelado a la comunidad, la misma tomó posturas muy similares. Muchas descripciones surgieron de las mentes de los jugadores pero la que apadriné yo para definir esta carta es “la Sylvanas antes del nerf”.

Para los recién llegados al TCG de Blizzard, Sylvanas costaba 5 por las mismas características que disfruta ahora mismo costando 6. Todas las listas la jugaban por el gigantesco valor que ofrecía un 5/5 por 5 que le robaba al morir un esbirro al rival. Sin duda era la gran dominadora del metagame junto a Piroexplosión, otra carta que sufrió el azote de los nerfs.

Los primeros lances de la pasada temporada de Clasificatorias indico que mi análisis no estaba muy desencaminado. Con darse un paseo por los streams más populares del mundo Hearthstone vemos que los jugadores más dedicados la jugaban sistemáticamente en todas las barajas sin importar clase, arquetipo, raza, género o religión.La dominancia que presentó Sylvanas se está viendo ahora mismo con Loatheb Desde Hunter Midrange hasta Handlock, pasando por Miracle Rogue y hasta Zoo, Loatheb se ha ganado un lugar en el prontuario del corazón de la comunidad.

El jefe final del Arrabal de la Peste ofrece gran polivalencia y ha demostrado ser una jugada de tempo envidiable, particularmente contra barajas que gravitan alrededor de hechizos para recuperar el tiempo perdido durante los primeros turnos. Loatheb castiga duramente a esas estrategias, así como a los combos OTK que buscan abusar de poderosas combinaciones de hechizos para rematar la partida, como el ya célebre Shadow Step x2 + Leeroy Jenkins o Force of Nature + Savage Roar.

Por esta razón, este nuevo esbirro legendario es un baluarte contra infinidad de mazos. Lamentablemente no podemos decir “todas las barajas” porque Zoo persigue una estrategia que usa entre 2 y 4 hechizos, haciendo de Loatheb una jugada mediocre fuera de presentar un 5/5 en mesa que, no obstante, siempre puede resultar muy incómodo para los jugadores de mazos agresivos. Sin embargo, otras barajas como Cazador tienen en Loatheb el único esbirro que no es una bestia. Ese es el verdadero nivel de esta carta que ha reformado el metagame como un decorador que destroza un apartamento para erigir uno mucho mejor.

Crónica de una revolución anunciada

Y es que el metagame de Hearthstone se ha vuelto mucho más dinámico y variado, no solo con la inclusión de la legendaria en cuestión sino con las otras cartas de Naxxramas que han salido. A pesar de la escasa cantidad de esbirros y hechizos inyectados en el sistema sanguíneo del juego de cartas, los jugadores han sabido recibir con afecto las variantes incluidas así como determinar cuáles son las Invertir dinero real o 700 de Oro en el Arrabal de la Peste es un aciertocartas potentes que darán un vuelco a un metajuego estancado que, como ocurre con el agua que no circula, se estaba contaminando.

Naxxramas demostró ser una estupenda inversión para los jugadores de todo tipo. Os puedo asegurar que invertir 700 de Oro o dinero real en el Arrabal de la Peste es un acierto para aquellos que buscan alcanzar un nivel competitivo. Sin duda yo hubiera pagado gustosamente esa suma por tener una Sylvanas en su época dorada, así que no veo la razón para no hacerlo ahora con un Loatheb que, a cada minuto, se va convirtiendo en una de las mejores cartas de Hearthstone y el comienzo de una de las revoluciones más profundas que ha sufrido el juego de Blizzard desde su génesis.