Hearthstone es un juego tan simple como profundo. La cantidad de cálculos en él son casi tan grande como en ajedrez. Entonces, ¿podemos utilizar ideas del milenario juego en el CCG digital de Blizzard?

¡No te pierdas nuestro contenido!
26 de Septiembre de 2014, 12:20
Temas: HearthStone
Más de: GUíA, TEORíA

Continuación de este artículo: Hearthstone y la teoría detrás de los intercambios favorables (I)

Seguimos con el análisis del intercambio favorable en Hearthstone. Por ejemplo, contra chamán o guerrero, un Escudo Divino puede tener mucho más valor que la carta en sí que lo porta. Una Escudera Argenta es un engorro para esas clases ya que requieren de cartas específicas para lidiar con ella. No obstante, todo reside en un Escudo Divino. Escudera de turno 1 on the play contra guerrero tiene un valor treméndamente alto: un 7 diría yo. Las armas no pueden matarla fácilmente y las respuestas efectivas son sus 2 Forjadora de armaduras en turno 2 (turno 1 con moneda) o 2 Acólitos de dolor en turno 3 (turno 2 con moneda). Una vez pierda su escudo, la escudera pierde todo su valor (es que, ¿una escudera sin escudo? Menuda farsa). A su vez, la Escudera Argenta en turno 1 contra mago, Las cartas ganan y pierden valor a medida que avanza la partida o la clase contra la que juguemos¿qué valor puede tener? ¿Un 3? ¿Un 4? No limará suficientes daños como para darle un valor relativo alto.

Todo esto contribuye a los piedra-papel-tijera del juego. Algunas cartas son tremendamente efectivas contra algunas clases y basura contra otras. Es la naturaleza de Hearthstone y tenemos que aprovecharnos de ella. Yo, por ejemplo, insisto en jugar Acaparador de botín en los formatos 3k. ¿La razón? Tiene un valor relativo altísimo, ya que la mayoría de las clases populares de ese formato no pueden matarlo con la pasiva, dándonos ventaja de cartas inmediata. No obstante, en Unlimited cuando se jugaba druida por doquier, era horrible. Moría con la pasiva del contrincante y apenas asumía un daño por ello. Si bien nos cicla la carta que usamos, por el bien del tempo es mejor utilizar cartas de coste dos resistentes a las clases más populares. Un gran ejemplo es, nuevamente, el Dragón féerico. Cuando se jugaba mago y chamán por doquier, el dragón representaba una amenaza abrumadora. Luego, con la llegada de druida y guerrero, cayó en desuso: su valor relativo se fue a pique.

metagame 6 temporada Hearthstone

Conclusión

En conclusión, no solamente las cartas tienen un valor relativo, sino también sus habilidades, su salud actual, y la clase contra y con la que jugamos. El mejor consejo que os puedo dar, como intercambiador compulsivo que soy, es enarbolar una tabla de valores relativos del 1 al 10 y valorar constantemente tus cartas con las del rival para determinar si debemos intercambiar y con qué. Os dejo una lista de consejos que tenéis que seguir para hacer esto mejor:

    Valora la clase contra la que juegas: algunas cartas o habilidades son tremendamente efectivas contra algunos héroes e inútiles contra otros.
    Valora correctamente tus cartas y las posibilidades del rival: no quieres gastar Maleficio en cartas de midgame y perder por una Ysera que no puedes matar luego.
    Valora la situación actual y el resultante de tus movimientos: Por ejemplo, no quieres dejar a 1 de vida a algunos esbirros contra mago porque morirá ante su poder de héroe. A veces es mejor hacer intercambios que parecen menos efectivos pero que evitan regalar cartas ante poderes de clase.
    Aprende a saber cuándo sacrificar cartas para lidiar con ciertas cartas: A veces duele mucho intercambiar 2 ó 3 cartas para matar un Ragnaros, pero tienes que aprender a saber perder algunas batallas para ganar guerras. A la larga, el Señor del Fuego impondrá su ley y siempre es mejor perder cartas que perder la partida.
    Aprende a saber cuándo puedes hacer la carrera o cuándo debes intercambiar: algunas barajas ignoran la mesa y van a la cara. Eso está muy bien, pero en la mayoría de los mazos de Hearthstone el intercambio es fundamental. No obstante, a veces tenemos que poner a nuestro rival en jaque sacrificando cartas. Recuerda: mejor perder cartas y ganar la partida que ganar cartas y perder el duelo.
    Dale valores a todo, incluso lo que no tienes en mano aún: Leeroy Jenkins es una de esas cartas que revoluciona la partida. Si lo tienes en la baraja, mandar a tu rival a 6 sacrificando cartas sube el valor relativo de la situación. Dejarlo a 10 con Piroexplosión en tu lista, igual. ¿Has sacrificado cartas para llegar a ese valor? Qué más da, si aumentas notablemente tus posibilidades de ganar. Valora, valora y valora más.
    Intercambia para ganar la partida, no para ganar cartas: Todo lo que te he dicho no es para generar ventaja de cartas y ya. Parto de la base que ganar ventaja de cartas significa aumentar las posibilidades de ganar la partida, que es el verdadero fin. No te vale de nada que el rival tenga 0 cartas en mano y tu 5 si te ha puesto en una situación de la que no puedas salir.
    A veces perder esbirros es beneficioso: Expongo este punto porque cazador está de moda. Perder esbirros a propósito contra él es bueno ya que limita a la mejor carta de su baraja: Soltad a los perros. Piensa más allá de los dogmas del juego porque a veces no se aplican a la realidad de la partida.
    Recuerda qué hechizos y esbirros ha jugado el rival para tener una valoración relativa mucho más realista: A veces el héroe enemigo gastó sus dos Maleficios en nimiedades, valorando su removal pobremente, así que tu Cairne pasó de un 7 u 8 a un 10.

metagame 6 temporada Hearthstone

Aquí no vas a encontrar un camino fácil ni una receta mágica para realizar intercambios favorables, sino fórmulas para aprender a hacerlo. Tened en cuenta que se me han escapado miles de ejemplos y situaciones, pero es realmente imposible barajarlos todos por la profundidad de la que goza Hearthstone. Los trades son la parte más difícil de Hearthstone porque requieren gran conocimiento del metajuego así como una vasta capacidad de análisis para determinar el estado de la partida, así que obviamente es muy complicado explicar meses de experiencia propia en un sólo artículo. Lo que sí te garantizo es que esta técnica es la que utilizo yo y me ha dado resultados. Si sigues los consejos que te di aquí arriba, estoy seguro que a ti también te los dará.