El último índice de actividad de Call of Duty: Ghosts en Steam demuestra que la última entrega de la serie cuenta con menos respaldo de la comunidad de usuarios respecto a sus tres anteriores entregas de la serie.

¡No te pierdas nuestro contenido!
7 de julio de 2014, 16:30
Temas: Noticias

Se ha hablado mucho de la cierta fatiga que podría existir en el mercado del videojuego lanzando una entrega anual de Call of Duty. Si bien Activision sigue sacando unos grandes beneficios año tras año en sus respectivas entregas de la licencia, lo cierto es que la comunidad de usuarios está respondiendo cada vez menos a la llamada bélica de la serie. Aunque bien es cierto que la última entrega Call of Duty: Ghosts ha contado con el mayor récord de reservas antes de su lanzamiento, también es lógico que ha sido el juego de la serie que se ha lanzado en una base instalada de consolas mayor.

Pero para ver la aceptación real de un videojuego de la serie en el mercado tenemos que fijarnos en las pertinentes partidas multijugador. En las últimas horas se han mostrado los índices de actividad de las últimas entregas de Call of Duty en PC, en concreto vía Steam. En ello resulta curioso ver que la última entrega Call of Duty: Ghosts tenga un pico de actividad inferior al de sus tres predecesores. Esto parece indicar que la última entrega de la serie no parece contar con un gran respaldo de la comunidad de usuarios, dado que prefieren jugar a anteriores iteraciones de esta franquicia bélica en lugar de dedicarse a la nueva.

El lanzamiento de Call of Duty: Ghosts durante finales del año pasado contó con unas críticas moderadas desde los medios y algo más duras desde el sector del aficionado. De esta manera, la comunidad de usuarios parece estar mandando un mensaje a Activision para mostrar que el cambio introducido en la última entrega de la serie no ha calado tan bien entre el público. Mucho más arriesgado parece el lanzamiento de Advanced Warfare a finales de este año, dado que la historia se ambienta varias décadas en el futuro, apareciendo ya elementos más cercanos a un juego de ciencia ficción y no tanto al ambiente pregonado de la guerra moderna, que es a lo que nos hemos acostumbrado en los últimos años.