Para celebrar su lanzamiento los amigos de IGN han publicado un video comparativo de Battlefield 4 donde corren en pantalla dividida sus versiones para PS4 y Xbox One. Los resultados del match son interesantes, o desconcertantes...

¡No te pierdas nuestro contenido!

29 de octubre de 2013, 20:28

En la batalla de PlayStation 4 vs. Xbox One se abre un nuevo y breve episodio, donde toca ahora el turno a Battlefield 4, el épico título de DICE, que sale hoy oficialmente al mercado para la generación actual de consolas, y que ahora es comparado en sus versiones para las plataformas de Microsoft y Sony, al más puro estilo de cuando salió la PS3 y la Xbox 360: mismo escenario, pantalla dividida y veamos quién tiene los mejores gráficos. Obviamente la versión para PC no participa aquí, pero resulta interesante echarle un vistazo a esta clase de videos antes de la llegada oficial de las consolas, no sólo por el hype, sino también para darnos una idea de qué composición gráfica es la que mejor se adaptaría a nuestras preferencias.

Nuevos detalles del multijugador de Battlefield 4 son revelados

La comparación entre ambas consolas resulta... extraña. Los amigos de IGN fueron los encargados de producir esta comparativa, en una situación donde probablemente ni ellos esperaban estos resultados. Si no pudieron esperar a leer el texto y fueron directo a dar play sobre el video se darán cuenta de la comparación entre ambas consolas resulta... extraña. La única forma de poder evaluar este video con la mayor fidelidad posible es corriéndolo sobre un monitor con resolución Full HD a 1080p, al hacerlo, observamos que la situación es sustancialmente distinta a lo que sucedió con PS3 y Xbox 360, en aquella ocasión, no había vuelta de hoja, los gráficos de la consola de Microsoft lucían más nítidos y pasó bastante tiempo antes de que la plataforma de Sony, aún con mayor potencia de Hardware, lograra emular ese grado de resolución y conjunción de elementos. Ahora aquí, el resultado es extraño, casi disparejo. En entornos oscuros, los gráficos de Xbox One lucen más claros y definidos, lo cuál, a título personal, no sabría decir si es más bueno o malo, mientras que en entornos claros los gráficos de PlayStation 4 lucen con mayor volumen pero un poco menos intensos, lo que tampoco sabría decir que es inferior o mejor.

A final de cuentas se puede tratar de una cuestión de gustos y preferencias, sin embargo, cabe hacer la fuerte aclaración de que este video comparativo toma un videojuego que fue desarrollado por un estudio third-party que comenzó su producción en la generación actual de consolas y no la nueva, de manera que el verdadero potencial gráfico de ambas plataformas no está ni remotamente explotado en Battlefield 4, y aún así el salto visual es notorio.