Hemos llegado casi al final del camino hasta que se pongan a la venta las nuevas PlayStation 4 y Xbox One, y ahora lo que prima es captar el interés del público para las distintas reservas. Por lo tanto, la nueva guerra de consolas se traslada ahora a la estimación de venta y concretamente al interés de los propios usuarios. Lo que respecta PlayStation 4, las reservas parecen muy bien a nivel mundial, en todo caso Sony prefiere ser cauta sobre las ventas que puede tener la consola en Estados Unidos, lugar donde Xbox One se mueve en su terreno y, por lo tanto, ven muy difícil vender por encima de la consola de Microsoft.

PS4 vs. Xbox One: La lección de Sony en el E3 (y la ambición de Microsoft)

Así lo cree el presidente de Sony Worldwide Studios, el señor Shuhei Yoshida, que en una entrevista al medio japonés 4Gamer, ha admitido que aunque se han realizado millones de reservas para PS4, parece que en Estados Unidos no están al ritmo deseado. La compañía estima que la reservas están a un nivel muy similar a las propias de PlayStation 3 en su tiempo, y eso no son buenos números si recordamos lo flojo y comenzó dicha consola de Sony en el mercado. Consideran que, aunque el nivel de reservas en mercados como el europeo o el japonés están a muy buen ritmo, no pasa lo mismo en Estados Unidos.

La razón evidente es que Microsoft juega allí en su propio terreno, donde la mayoría de los norteamericanos están optando por una Xbox One en lugar de reservar una PlayStation 4. Sony lo sabe muy bien y va a centrarse durante las próximas semanas en intentar captar el interés del público norteamericano, aunque de momento no han decidido cómo hacerlo, posiblemente ofreciendo interesantes y jugosos packs que se vendan junto a la consola.

A Sony le gustan los retos y por tanto recoger el testigo con muy buena cara. Eso sí, la compañía admite que no quieren relajarse y que van a luchar hasta el final por el mercado norteamericano. Cuando se lancen ambas consolas a finales de año veremos cuáles de las dos compañías comienza con mejor pie, no solo en Estados Unidos, sino también en otros grandes mercados como el europeo o el japonés.