¡No te pierdas nuestro contenido!

Ya conocimos sus comentarios sobre los problemas de otras compañías, pero ahora toca turno de conocer la opinión de Shigeru Miyamoto sobre Nintendo, la propia compañía de la que forma parte y de la que curiosamente su concepción resulta convencional, casi infantil, y por lo mismo fascinante y sensata.

Shigeru Miyamoto es un hombre con una visión peculiar, parte de esa gracia, o don, es lo que lo ha llevado a crear esos extraordinarios títulos que respaldan su reputación. Hace algunos días durante el E3 ya fue abordado por los periodistas asistentes para pedirle su punto de vista sobre el conflicto de las restricciones y uso de juegos usados en las consolas de la nueva generación, compartiendo una perspectiva especial sobre el problema:

Shigeru Miyamoto concibe a Nintendo como una compañía de juguetes

De hecho, desde nuestra perspectiva un desarrollador busca crear un juego para que la gente desee conservarlo, con la finalidad de poder volver a jugarlo. Ese es el enfoque que siempre hemos tenido y esa es la mejor manera para evitar el problema del mercado de juegos usados.

En entrevista con los amigos de EuroGamer, Miyamoto volvió a enfatizar su postura acerca de que los juegos deben ser diseñados para ser productos que se mantengan el mayor tiempo posible con sus dueños, y que este nuevo intento de transición, de propiedad total a licencia de uso, en este mercado no es un camino que conciba como atractivo, ya que el en realidad él concibe a los juegos de video como un juguete físico, y a Nintendo como un fabricante de ellos:

Lo que es realmente importante es el visualizar a Nintendo casi como una compañía de juguetes, donde nosotros estamos elaborando estos productos para que las personas jueguen con ellos. Como consumidor uno busca la oportunidad de poder quedarse con estas cosas por un largo periodo de tiempo, y conservar estos artículos de tu juventud a los que puedes regresar y volver a vivirlos.

Un punto indiscutible viene justamente de valor de "rejugabilidad" de cada título, donde pasando meses o años resultan atractivo volver a experimentarlo, Miyamoto es especialista en ello.

Realmente deseo conservar esa naturaleza de producto en los videojuegos que creamos. Para mi se trata de algo muy importante sobre el propio concepto de entretenimiento. Así que bajo el enfoque de seguir creando propuestas que resulten entretenidas para las personas esa es una dirección muy importante, que yo, personalmente deseo mantener.

Shigeru Miyamoto concibe a Nintendo como una compañía de juguetes

Por su parte, Reggie Fils-Aime, tuvo también su oportunidad de expresar su punto de vista sobre la situación, revelando que en realidad, él y Miyamoto comparten algunos puntos en común, sobre todo en aquello de que el asunto del conflicto se encuentra en los desarrolladores, no en los consumidores, poniendo como prueba de ello el bajo margen de ganancias que brinda el mercado de segunda mano sobre productos de Nintendo, bajo la lógica de conservar lo adquirido de Miyamoto:

Hemos tenido la capacidad de dar un paso atrás y declarar que nosotros no tomaremos ninguna medida tecnológica para impactar en el comercio de juego, confiamos que hemos creado grandes contenidos, al grado que nuestros consumidores no querrán cambiar sus juegos.

El argumento para ello es nuevamente el atractivo valor percibido en sus títulos para volver a jugarse más de una ocasión, una virtud que de acuerdo con el propio Fils-Aime se mantiene fuerte en el catálogo de la compañía, siendo esta, una situación directa por la que el mercado de segunda mano no ha impactado desde antes a Nintendo:

Los consumidores desean seguir jugando Mario Kart, desean volver a experiencia New Super Mario Bros, siguen con sus partidas de Pikmin. Lo que nosotros vemos es que la frecuencia del comercio de juegos usados de Nintendo es mucho menor que la del promedio del resto de la industria.

reggie fil aimes

Reiterando que Nintendo no tiene planes de implementar medidas ni restricciones como las que se han anunciado con sus competidores, en una posición donde se sitúan del lado de sus consumidores, de acuerdo con el propio Reggie.

"Hemos sido muy claros al respecto, nosotros entendemos que el mercado de juegos usados funciona también como una forma a través de la cual los consumidores pueden monetizar sus juegos", señala del jefe, ya sea para cambiarlos por otros títulos o productos, por lo que es una manera de mantener activo el mercado y en movimiento su marca.