¡No te pierdas nuestro contenido!

Se trata de una historia similar a aquellas que vemos siempre en las películas triunfalistas de final feliz a pesar de las adversidades. Among the Sleep es una proyecto de videojuego lanzado a través de la plataforma de crowdfunding de Kickstarter hace 27 días. Con una meta de doscientos mil dólares, algo relativamente bajo, y un mes para lograrlo parecía una meta plausible, sobre todo tomando en cuenta el planteamiento del juego:

En Among the Sleep jugamos una historia de terror, con la peculiaridad de que el protagonista es un niño de dos años de edad y todo lo que vemos en pantalla es a través de sus ojos. De manera que los elementos con los que interactuamos tendrán dosis de realidad con las desproporción y asombro de una persona de esa edad. Disponible para PC a través de Steam y con soporte para Oculus Rift, el mero planteamiento y el potencial de su plataforma parecía más que suficiente para impulsar el financiamiento de este título, sin embargo conforme fueron avanzando los días los chicos del estudio noruego de Krillbite Studios se observaron que estaban realmente lejos de su metas originales.

De acuerdo a su proyección, con 200 mil dólares tendrían el dinero suficiente apenas para producir el juego, pero la ambición original del proyecto apuntaba a que de juntar 225 mil podrían agregar el soporte del Oculus Rift, con 230 mil incluirían pistas de comentarios y goodies adicionales aparte del juego, e incluso desarrollar niveles extra en caso de llegar a superar los 250 mil. La triste realidad es que a una semana de cerrar el proyecto ni siquiera habían juntado los 200 mil iniciales y estaba en riesgo la posibilidad de lograrlo.

De modo tal que se vieron en la necesidad de dar un impulso final, y así fue que Among the Sleep lanza versión alpha de su juego, de manera gratuita para que los visitantes a su proyecto de Kickstarter pudieran descargarla y "jugar" sobre el concepto del título.

Among the Sleep lanza versión alpha de su juego y consigue fondos en Kickstarter

La idea funcionó y hoy a tres días de finalizar el proyecto llevan recaudados 201,243 dólares, una cifra que sin embargo es insuficiente para financiar el soporte para Oculus Rift. Este caso es muy distinto al de otros proyectos, por ejemplo está el caso de la cinta Wish I Was Here, la secuela espiritual de Garden State, que con una meta de dos millones de dólares logró recaudar la cifra en sólo tres días.