¡No te pierdas nuestro contenido!

Dead Space 3 es uno de los lanzamientos más esperados del año, y es que sin duda alguna los chicos de EA en conjunto con los estudios de Visceral Games, lo han sabido hacer bien redefiniendo un poco el género del Survival Horror, llevándonos en la primera entrega al espacio en una nave abandonada y llena de lo que sólo puedo explicar como zombies alienígenas y mutantes (incluyendo humanos zombies mutantes también, claro está), donde tenemos que sobrevivir. Si bien muchas cosas cambiaron y mejoraron en la segunda entrega, el tercer título está pronto de llegar, el próximo mes de febrero, y para irnos preparando, EA ha liberado hace un par de días la demo de Dead Space 3 para Xbox 360 y PlayStation 3, que en Ecetia ya hemos probado y te traemos nuestras primeras impresiones.

Primeramente debo aclarar que, las cosas han seguido cambiando. Si en Dead Space 2 extrañaste esa sensación de claustrofobia fantástica y tan horripilante que tenías en el primer juego, la demo de Dead Space 3 nos demuestra que los mapas serán aún más abiertos.

En este capítulo de prueba nos encontramos en un planeta helado, y luego de un accidente tendremos que tratar de reunirnos con nuestros compañeros en una base, caminando por ventiscas que nos impiden movernos a gran velocidad, y heridos, gracias al aterrizaje forzoso de la nave donde estábamos. En el camino, poco a poco iremos encontrándonos con esos zombies mutantes que ya conocíamos, y que tenemos que disparar varias veces para poder eliminar en realidad, lo que no es nada nuevo para nosotros, además de que se mantiene el hecho de pisar sus restos con brutalidad para obtener botín.

Pero repito, los mapas son considerablemente abiertos lo que hace que, sin duda alguna, este juego tenga más de acción en tercera persona que de Survival Horror, algo que en lo personal, lamento mucho, ya que el elemento de claustrofobia en la nave me encantó en el primer juego, y tal parece que no volverá en su totalidad. Claro, en realidad no es tanto el tiempo que pasamos en los paisajes de este planeta, ya que en muchas ocasiones nos encontraremos dentro de las bases, y allí la ambientación es más tenebrosa y oscura.

Además, algo que me gustó mucho es que mantiene el elemento sorpresa que tanto impacta al que lo juega. En varias ocasiones me encontraba mirando a un pasillo, volteaba a un lado por haber escuchado algo y no había nada de ese lado, pero al volver la mirada al pasillo, ya tenía un mutante frente a mi, a punto de atacarme. Y lograba asestar, ya que mientras me recuperaba del susto tardaba en poder contraatacar, y esa clase de detalles, son muy divertidos.

Una cosa si tengo en claro, los gráficos me han decepcionado un poco. Me parece que entre Dead Space 2 y Dead Space 3 no hay prácticamente ninguna diferencia, y eso a estas alturas me es inaceptable, pero claro, hay que tomar este dato con pinzas, porque seguimos hablando de una demo, y lo primero que te indica antes de empezar a jugar es que este no es necesariamente el producto final.

Otro detalle general que vale la pena destacar es que se mantiene ese aspecto limpio en pantalla, donde no tenemos ningún aviso ni visualización de opciones, para que la experiencia de juego sea nítida y nos metamos lo más posible en la historia. Esto se agradece. También, sigue presente el hecho de que el acceder al inventario no pausa el juego, algo que te complica las cosas cuando quieres usar un kit médico en plena batalla.

Pero lo que más ha llamado mi atención en la demo de Dead Space 3 es el nuevo sistema para fabricar armas. Si bien en Dead Space 2 podíamos mejorar las armas de una manera más, digamos, tradicional, en Dead Space 3 podemos fabricar armas prácticamente desde cero.

En todos los mapas nos iremos encontrando pequeñas piezas y partes para que en la mesa de trabajo podamos unir y crear armas a nuestro antojo, con mejor mira, con mayor alcanza, lanzagranadas, lanzallamas, las posibilidades son casi infinitas.

Además, debemos recordar que Dead Space 3 tiene modo cooperativo, y gracias a esto, nuestros amigos no sólo podrán combatir hombro con hombro en la campaña, sino que también podrán compartir los planos de las armas que han creado con nosotros, para así poder hacerlas también, o también mejorarlas a nuestro gusto.

Si bien conseguir las piezas necesarias para nuestra arma soñada puede ser difícil, Dead Space 3 traerá la opción de hacer compras dentro del juego, con dinero real, para adquirirlas. Una opción que a muchos no agradará.

Si eres fanático del género y de las anteriores entregas, no pierdas la oportunidad de descargar la demo desde Xbox Live o PlayStation Network, y darle una probada mientras la versión final es lanzada el próximo 8 de febrero.